Itinerario para recorrer Viena en 48 horas

Viena es una de las ciudades más majestuosas y especiales de Europa. Pasar una noche en la ópera, visitar sus numerosas iglesias, o deleitarnos con una deliciosa muestra de su variada gastronomía, fruto de la mezcla de culturas que habitan la ciudad, son solo algunos de los placeres que aguardan al viajero.

Si tu visita a Viena será exprés (no superior a 48 horas) te proponemos un itinerario agradable y cómodo de hacer, que te permitirá disfrutar de sus rincones imprescindibles. Rincones que albergan algunos de los museos y jardines más bonitos del mundo.

Primer día en Viena

Mañana

  • El mejor lugar para comenzar nuestra visita por Viena es desde la parada de metro Stephansplatz. Desde este punto de la ciudad comienza nuestro itinerario que nos llevará a conocer en primer lugar la Catedral de San Esteban, uno de los iconos más importantes de la capital austríaca, la cual tiene una importancia histórica ya que en su interior se celebró la boda y el posterior funeral de Mozart. Si tienes oportunidad, no olvides subir a la parte más alta de la catedral, desde donde se obtienen las mejores vistas de la ciudad. La entrada es gratuita aunque la subida a la torre tiene un coste de 4,50 euros.
     
  • A continuación nos dirigimos hacia el fabuloso edificio de la Ópera de Viena, a través de KärntnerStrasse. La mejor forma de conocerla a fondo es contratando una visita guiada que, junto con la entrada, tiene un coste de 7,50 euros. La Sala de Mármol, el Salón del té y el impresionante auditorio con capacidad para aproximadamente 2.800 personas son algunos de los fascinantes rincones de éste histórico lugar en el que durante tantas noches han resonado los acordes de las composiciones de autores de tan reconocido prestigio como Mozart.

Tarde

  • Al finalizar la visita a la Ópera podemos pasar por RingStrasse, donde se encuentran edificios como el del Ayuntamiento, el Parlamento, o la Iglesia Votiva, templo de estilo neogótico de enorme importancia inspirada en las antiguas iglesias germanas de la Edad Media. 
     
  • A continuación cogeremos el metro hasta la parada Herrengasse, desde donde podremos visitar el Palacio Hofburg, conocido por haber servido de residencia oficial durante un período de más de 600 años a la familia de los Habsburgo. En su interior tendremos la oportunidad de visitar los apartamentos imperiales, e incluso nos adentraremos en algunos de los aspectos menos conocidos de la conocida Sisi Emperatriz en un museo dedicado por completo a su vida. El precio de la entrada es de 11,50 euros.

Noche

Llega el momento de disfrutar de la magia nocturna de Viena. No te pierdas el recorrido por el casco histórico desde Kärntner hasta Ringstrasse. Durante el recorrido podrás deleitarte con sus edificios más imponentes iluminados, lo cual te dará otra visión de la majestuosidad de sus calles y monumentos.
 

Segundo día en Viena

Mañana

  • Durante el segundo día, realizaremos una de las visitas más emblemáticas de Viena, el Palacio Schönbrunn junto con los jardines que lo rodean. Este bonito palacio fue la residencia de verano de los Habsburgo. Conocido con el sobrenombre de “el Versalles vienés”, en su interior podremos vivir de cerca como era la vida y de que forma estaban decoradas cada una de las estancias, comenzando por la Gran galería, en el cual se celebraban los grandes bailes de la nobleza, el Salón Chino Circular, lugar donde tuvieron lugar algunas de las confidencias de Maria Teresa con el canciller, o el Salón Chino Azul, testigo de la abdicación del rey Carlos I. No pierdas la oportunidad de dar un agradable paseo en sus jardines hasta llegar a la Glorieta, desde donde obtendrás algunas de las más fabulosas vistas de la     ciudad. Para llegar al Palacio Schönbrunn debes de coger la línea de metro U4 con la parada Schönbrunn. El precio de la entrada al palacio es de aproximadamente 14,50 euros.

Tarde

  • La tarde queda reservada para la visita a la Cripta Imperial, en la parte baja de la Iglesia de los Capuchinos, en pleno centro de la ciudad. Lo más relevante de este lugar son los impresionantes féretros de algunos de los miembros de la realeza austríaca. El precio de la entrada es de 5 euros.
     
  • Y para acabar la tarde nada mejor que acercarse hasta Statpark, cerca de la Ópera, uno de los pulmones verdes de la ciudad además de ser el más antiguo de todos los parques de Viena. Cuenta con un total de 65.000 metros cuadrados en los que hay cabida para una enorme variedad de especies vegetales que embellecen cada uno de los caminos que lo atraviesan. Uno de los lugares más visitados es la estatua de bronce de Johann Strauss.
     
  • No olvides pasar por Café Sacher para degustar su tarta más famosa, una autentica delicia de la pastelería vienesa.

Noche

  • Salir por Viena durante la noche, es otra de las experiencias que no debes de perderte. Uno de los lugares más conocidos y concurridos de la ciudad es el “triángulo de las bermudas” donde encontrarás bares de todo tipo. Destaca “La Divina”, un exclusivo pub cuya decoración está inspirada en la Ópera de Viena, incluyendo los palcos desde donde podrás degustar una copa en el mejor ambiente.


Viena es una ciudad muy cultural, en la que cada rincón es una buena forma de concoer un poco más de la historia de la ciudad. 48 horas serán suficientes para llevarte un bonito recuerdo de esta “ciudad imperial”, que no te decepcionará.

Sabías qué...

El lugar sobre el cual se construyo la Iglesia Votiva no es casualidad. Justo en ese emplazamiento el emperador Francisco José sufrió un intento de asesinato que resultó fallido. La ciudad decidió rendirle homenaje con la edificación de esta famosa e imponente iglesia.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (226 votos, promedio: 3,94 de 5)
Cargando…