10 cafés imperdibles en París

París es símbolo de elegancia y buen gusto, características que se reflejan en sus barrios, restaurantes, monumentos y cómo no, en sus encantadores cafés, los cuales ocupan algunos de los rincones más simbólicos de la ciudad. Disfruta de la imagen más romántica de la ciudad en uno de sus cafés, algunos de los cuáles siguen desprendiendo historia además del dulce aroma de la más exquisita pastelería. Hoy haremos un especial recorrido por los 10 cafés imperdibles de París, aquellos que no dejan indiferente a ningún viajero.

1

Le Procope

Le Procope

Situado en la rue de l’Ancienne-Comédie, Le Procope es uno de los cafés más importantes de Paris, que data nada más y nada menos que del año 1686. Con el paso del tiempo fue convirtiéndose en un café literario en el cual se daban cita personajes tan ilustres como Voltaire, Rousseau o el mismísimo Napoleón, de quien se dice, dejaba su sombrero a modo de fianza para pagar su café.

Hoy en día, degustar un café en una de sus terrazas es una experiencia que no hay que dejar pasar, tanto por la importancia histórica del lugar cómo por su ambiente, sublime y encantador.

2

Café des 2 Moulins

Café des 2 Moulins

Situado en el mágico barrio de Montmartre, el Café des 2 Moulins hará las delicias de los seguidores de la película Amélie, lugar en el que la protagonista trabajaba como camarera. Además de revivir algunas de las escenas más emotivas del film, sus clientes podrán disfrutar de un auténtico y completo desayuno francés, en uno de los barrios más deslumbrantes y clásicos de la capital francesa.

3

Café de la Rotonde

Café de la Rotonde

En pleno corazón del Boulevard Montparnasse, se encuentra el Café de la Rotonde. Este singular rincón se convirtió en lugar de encuentro de importantes personajes, en su mayoría españoles, que vivieron su exilio en la capital francesa, tales como Miguel de Unamuno, Ortega y Gasset o Pablo Ruiz Picasso, de quien se dice pagaba el café entregando un dibujo antes de adquirir reconocimiento mundial.

El Café de la Rotonde es un lugar ideal para experimentar cómo sería compartir mesa con auténticos protagonistas de la historia literaria y artística, rodeados del auténtico ambiente Art Decó parisino. 

4

Café Angélina

Café Angélina

Si hay un café que se distingue por su buen gusto tanto por la decoración como por el servicio, ese es el Café Angélina. Centro de reunión de la más alta aristocracia parisina desde el año 1903, cabe destacar su encantador salón obra del diseñador de la Bélle Epoque, Edouard-Jean Niermans.

El Café Angélina es el lugar perfecto para disfrutar del más absoluto refinamiento a la vez que saboreamos un delicioso chocolate caliente, acompañado de su más afamado postre Mont Blanc, cuya receta aún hoy sigue siendo un secreto centenario.

5

Café Marly

Café Marly

Bajo los arcos del fastuoso museo del Louvre se encuentra uno de los más prestigiosos cafés de Paris, el Café Marly, deliciosamente decorado, mezclando tendencias tradicionales y modernas. Desde su terraza se obtienen unas inmejorables vistas hacia la pirámide del Louvre y hoy en día es punto de encuentro de personajes de gran interés a nivel tanto nacional como internacional.

6

Café Tournon

Café Tournon

En el barrio de Saint-Germain se encuentra el Café Tournon, lugar en el que hoy día es frecuente encontrar periodistas, políticos y celebridades de la sociedad parisina. Varios años atrás, sin embargo, este histórico café fue un punto de encuentro de los exiliados austríacos hasta que las tropas alemanas asolaron París.

En la actualidad, el Café Tournon es uno de los lugares preferidos por parisinos y visitantes para degustar un delicioso capuchino, o una romántica cena.

7

Café de Flore

Café de Flore

En el barrio Saint-Germain-des-Prés, se encuentra uno de los más famosos cafés parisinos, el Café de Flore. Fue uno de los rincones más importantes del Paris de los años 50, lugar en el que surgieron algunas de las más importantes corrientes filosóficas de los últimos tiempos, como Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoire, quienes tenían su propia mesa.

En la actualidad, el Café de Flore entrega los premios Flore a autores emergentes, los cuales podrán disfrutar de forma gratuita durante un año, de la degustación de un vino blanco Pouilly en una copa grabada con su nombre.

8

Café Les Deux Magots

Café Les Deux Magots

Eterno rival del Café de Flore, el Café Les Deux Magots se sitúa en el barrio de Saint-Germain-des-Prés. Debe su nombre a dos enormes figuras de madera, las cuales representan a dos sabios chinos confucionistas, ubicadas detrás de la puerta. Hemingway o Picasso eran algunos de sus más ilustres visitantes.

El Café Les Deux Magots, representa hoy día la perfecta combinación entre una decoración con cierto aire antiguo junto a la modernidad de sus platos y su exquisita pastelería.

9

La Closerie des Lilas

La Closerie des Lilas

La Closerie des Lilas se ubica en el Boulevard Montparnasse, tras un hermoso cercado de frondosas flores. Originariamente este café no era más que una bodega sobre un criadero de lilas, pero más tarde fue uno de los lugares favoritos de personajes como Lenin, de quien se dice, pasaba largas tardes jugando al ajedrez; o Hemingway, quién encontró en La Closerie des Lilas una fuente de inspiración para algunas de sus obras.

10

Café de la Paix

Café de la Paix

En la Plaza de la Ópera se encuentra el histórico Café de la Paix, el cual fue diseñado por Charles Garnier como una extensión de la Ópera. Numerosos músicos y directores de escena encontraron en el Café de la Paix su principal punto de reunión. Giuseppe Verdi, uno de los más afamados compositores de la historia, fue uno de sus más conocidos clientes. Su interior sigue transmitiendo un ambiente elegante, al más puro estilo parisino.



Degustar un delicioso café en algunas de las centenarias cafeterías parisinas es una de las costumbres más arraigadas entre los ciudadanos, y una experiencia obligada para el viajero. Nada mejor que el delicioso aroma de un expreso para sumergirse en el auténtico ambiente francés, remontándose cientos de años atrás en el tiempo, cuando el sabor del café acompañaba las tertulias de algunos de los personajes más importantes de la historia.

Sabías qué...

En París los cafés gozan de una importante reputación. Tanto es así, que incluso existe un café especialmente pensado para los gatos. Se trata de “Le Café des Chats”, un lugar de acogida para gatos abandonados en el cual se sirve una variada carta de cafés, tés, pastelería y ensaladas elaboradas con ingredientes orgánicos. Así, los clientes pueden pasar una agradable tarde en compañía de sus gatos, para quienes se ha reservado un área de juegos y diversión, única en toda la ciudad.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (227 votos, promedio: 3,98 de 5)
Cargando…