Qué ver en Camboya

Al sur de la península de Indochina se encuentra Camboya, antiguo centro del Imperio Khmer es un pequeño país que a pesar de su tamaño guarda una importante historia entre sus muros, pueblos y ciudades. Exótica, acogedora y un tanto misteriosa, alberga pequeños tesoros que harán las delicias de los visitantes quiénes encontrarán en Camboya mil y un rincón que visitar.

Comenzando por su capital Phnom Penh y terminando por sus pequeñas y tranquilas playas, Camboya ha comenzado a ser uno de los destinos más atractivos del sudeste asiático compitiendo en atractivos con la inigualable Tailandia.

1

Phnom Penh

Phnom Penh

Phnom Penh es la capital de Camboya y la ciudad más grande del país en la que se concentran importantes atractivos turísticos.

Uno de los lugares imprescindibles desde donde comenzar nuestra visita es el Gran Palacio y la Pagoda de Plata, el lugar en el que siempre han habitado los reyes del país después de que Angkor fuera arrasada. Ambas construcciones datan del año 1860 y llaman especialmente la atención por sus característicos tejados dorados.

En concreto el complejo que conforma el Palacio Real está formado por un total de 9 edificios dentro de los cuáles se incluye la Pagoda de Plata conocida con este nombre por el material en el que se fabricaron las baldosas de la pagoda. Aunque sin duda lo que más llama la atención de estos edificios son sus fabulosos jardines cuidados hasta el mínimo detalle en los que, entre otras curiosidades, puede visitarse una maqueta a gran escala de los famosos Templos de Angkor. El precio de la entrada es de 6,5 USD.

Siguiendo con la visita a algunos de los templos más bonitos de la ciudad, no podemos dejar de visitar Wat Phnom, un bonito templo situado en la parte alta de una colina que custodia los restos de uno de los reyes que reinaron en Angkor. El precio de la entrada es de 1 USD.

Uno de los lugares más espeluznantes y sin embargo más importantes para entender los episodio más tristes y oscuros de Camboya es la visita al Museo S-21, en el que se realiza un paseo por el pasado comunista del país en el que miles de habitantes camboyanos murieron a causa de enfermedades, hambrunas y asesinatos ocurridos en el tiempo en el cual estaban en el poder los conocidos como Jemeres Rojos. El Museo S-21 fue una antigua escuela convertida en prisión y salas de torturas en el que las víctimas eran interrogadas y maltratadas antes de ser enviadas a los campos de exterminio. Sin duda uno de los lugares más escalofriantes de Camboya, pero necesario para entender su historia. El precio de la entrada es de 2 USD.

El Museo Nacional es otra de las visitas imprescindibles en Camboya a través del cual conoceremos la parte más bonita de la historia del país con una enorme colección de numerosas esculturas y piezas de importante valor. El precio de la entrada es de 5 USD.

Pasear por el Mercado Central o cenar en el Mercado Nocturno nos ayudará a conocer la parte más auténtica de la ciudad, la forma de vida de sus ciudadanos y el aroma de sus calles.

2

Siem Reap

Siem Reap

Siem Reap es una de las ciudades más turísticas de Camboya además de ser uno de los lugares con mayor concentración de templos incluyendo los famosos templos de Angkor Wat.

Una de las peculiaridades de la ciudad de Siem Reap es el asombroso contraste entre la ciudad y la vida rural, y es que tan solo es necesario separarse unos metros desde el centro para encontrarnos con un paisaje mucho más rural plagado de arrozales muchos de los cuales constituyen el medio de vida de la población.

Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad es el templo de Wat Preah Prom Rath el cual llama la atención además de por su particular belleza, por a presencia de los monjes que lo habitan los cuales se han convertido en parte de la imagen que el templo ofrece a sus visitantes entre cánticos budistas y plegarias.

Wat Damnak es otro de las visitas imprescindibles de Siem Reap en el que podremos ver de cerca a los monjes que habitan el templo e incluso con un poco de suerte podremos conversar con ellos mientras admiramos los jardines que rodean este místico y bonito lugar.

Explorar sus calles y barrios es una experiencia que nos ayudará a adentrarnos en la vida de esta ciudad en la que la vida religiosa se mezcla con la presencia de los mercados callejeros y los campesinos rurales. Una combinación que nos acerca a la esencia más auténtica de Camboya.

3

Templos de Angkor

Templos de Angkor

Si hay un rincón absolutamente imprescindible en Camboya, convertido hoy día en uno de sus iconos indiscutibles, esos son los Templos de Angkor constituyeron en su momento una de las ciudades más especiales dentro de Camboya, y aun hoy sigue siendo un lugar mágico considerado como una de las grandes maravillas del mundo.

Los templos de Angkor están considerados Patrimonio de la Humanidad y no es para menos teniendo en cuenta la importancia histórica y cultural de este fabuloso conjunto arquitectónico. Tan solo es necesario pasear por entre sus muros y caminos para entender la historia del que fuera el gran Imperio Jemer que plasmaron sus batallas en los bajorrelieves de las paredes. Nada mejor que disfrutar del amanecer sobre Angkor Wat mientras subimos a la parte más alta del templo para disfrutar de toda su magnificencia y esplendor.

Bayón es otro de los templos más importantes de este lugar, conocido por las caras sonrientes que lo adornan y que miran hacia los cuatro puntos cardinales. Lo más curioso de estas caras es que cada una de ellas es diferente. Otro de los detalles más importantes de este templos son los bajorrelieves que representan un total de 11.000 figuras de piedra con escenas de la vida cotidiana de los jemeres.

La Terraza del Rey Leproso, la Terraza de los Elefantes o los pequeños templos de Thommanon, o Chau Say Tevoda son algunas de las paradas imprescindibles en nuestra visita a Angkor.

Una de las formas de llegar a Angkor desde la ciudad de Siem Reap es en tuk-tuk el transporte local más conocido del país. El precio varía entre 13 y 15 USD

La entrada de un día cuesta alrededor de 22 USD.

4

Battambang

Battambang

La ciudad colonial de Battambang es un bonito lugar en el que podremos disfrutar de la parte más tranquila de Camboya así como de uno de los rincones con más historia que sin embargo esconde muchos lugares que bien merecen una parada.

Uno de estos lugares es el Templo de Barseat, situado en la parte más alta de una colina. Cuenta con una antigüedad de más de 1000 años y junto a el hay un hermoso estanque del que dicen que nunca se seca. Otro de los templos más bonitos de la ciudad es el Templo Ba Nan cuya construcción fue llevada a cabo por dos reyes diferentes. Un paseo por los templos de Battambang nos llevará a conocer un poco más esta bonita ciudad muy cercana a los famosos campos de arroz camboyanos.

Ya para conocer un poco más a fondo la ciudad nada mejor que dar un paseo por la parte mas cercana al río en la que aún se conservan algunos edificios coloniales franceses. No podemos olvidarnos tampoco del centro de Battambang donde encontraremos uno de los tradicionales mercados camboyanos del país. Un lugar en el que podremos descansar y disfrutar alejados de otros puntos más concurridos como Angkor o Phnom Penh.

5

Kompong Luong

Kompong Luong

Kompong Luong es uno de los lugares más pintorescos que encontraremos en Camboya. La particularidad de este lugar es que se trata de un poblado flotante que se mantiene sobre el lago Tonlé Sap.

Una de las cosas que más valoran los viajeros que llegan hasta este insólito lugar es la apenas presencia de turistas lo cual nos permite mezclarnos con la población y disfrutar de la Camboya más profunda.

La vida en Kompong Luong es tan sencilla como sorprendente. En sus casas convertidas en barcas podremos encontrar de todo, desde un dentista pasando por una escuela e incluso una gasolinera, además no existen puertas ni cortinas por lo que se puede observar el interior d cada una de ellas viendo de cerca la vida cotidiana de sus habitantes. Otra de las peculiaridades de este pequeño pueblo es que dependiendo de la época de lluvias, es posible que el pueblo se desplace varios kilómetros.

Sin duda esta pequeña Venecia camboyana resulta todo un descubrimiento que nos acercará a una parte más desconocida del país pero no menos especial.

6

Koh Rong

Koh Rong

Koh Rong nos presenta el lado más paradisíaco, y es que en la segunda isla más grande del país podremos disfrutar de bonitas playas y un entorno idílico en el que apenas encontraremos población más que en la parte norte en la que se encuentra la capital de la isla, la ciudad de Koh Touch habitada por población pesquera poco acostumbrada a la presencia de viajeros.

En Koh Rong no encontraremos grandes hoteles de lujo, sino pequeñas cabañas colocadas sobre la arena de la playa en los que apenas contaremos con algunos servicios básicos. Sin embargo no se necesita mucho más para disfrutar de la paz y la tranquilidad que nos ofrecen rincones tan especiales como por ejemplo la playa de Sok San, con sus aguas color esmeralda  y su arena fina de color blanco. Un pequeño trozo del paraíso en Camboya que sorprende y enamora.

7

Ream National Park

Ream National Park

Ream National Park se encuentra en los alrededores de la ciudad de Sihanoukville al sur de Camboya. La presencia de enormes áreas plagadas de manglares, bosques e incluso playas vírgenes que hacen de este parque  una auténtica delicia para los amantes de la naturaleza.

Ream National Park está formado por 150 kilómetros cuadrados de ecosistemas terrestres, y 60 kilómetros cuadrados de hábitats marinos y en su interior conviven numerosas especies animales destacando entre ellas a las poblaciones de monos y varias aves que se encuentran en peligro de extinción.

Además el parque alberga dos bonitas islas, Koh Thmei situada junto a la isla vietnamita de Phu Quoc y Koh Seh. Pequeños paraísos que nos descubren los pequeños tesoros ocultos de la naturaleza camboyana más salvaje y bella.

 



Camboya comienza a atraer a cada vez más visitantes de todas las partes del mundo, y es que su renacer tras una historia oscura ha conseguido hacerla brillar en todo su esplendor. Un país que recibe al viajero con una enorme sonrisa, rincones sorprendentes y muchos lugares por descubrir.

Sabías qué...

Angkor Wat está considerado el edificio religioso más grande del mundo.