Canadá: 8 maravillas para amantes de la naturaleza

Canadá es uno de los países más sorprendentes del mundo. La enorme diversidad de paisajes que pueblan este increíble país no deja indiferente a nadie, y cada uno de ellos invita a descubrir la naturaleza más salvaje y asombrosa que podamos imaginar.

Canadá es el lugar ideal para los amantes del deporte al aire libre, que podrán disfrutar de largas caminatas entre montañas, paseos en piragua por sus hermosos lagos o rutas en bicicleta en algunos de sus hermosos parques naturales. Paisajes que inspiran una combinación de aventura, emociones y libertad.

Hoy conocerás 8 maravillas naturales de Canadá que no te dejarán indiferente.

1

Bahía de Fundy

Bahía de Fundy

La asombrosa Bahía de Fundy, ubicada en la zona de Nueva Escocia, es conocida mundialmente por tener las mareas más altas de todo el planeta, con una media de altura máxima de hasta 17 metros.

El lugar idóneo para disfrutar de este fenómeno son las Hopewell Rocks, donde puede apreciarse de mejor forma la altura que pueden llegar a alcanzar las mareas en tan solo unos minutos, siendo uno de los lugares donde conviene ser precavidos sobre nuestra seguridad.

Uno de los lugares más especiales de la Bahía de Fundy son las marismas, humedales que sirven de sustento para numerosos animales marinos y peces, siendo además el lugar de anidación de especies terrestres tales como los ciervos o las garzas azules. 

Desde finales de julio y durante el mes de agosto podremos asistir a un increíble espectáculo donde algunas aves migratorias, en su viaje a América del Sur, realizan una parada en las marismas de la Bahía de Fundy para buscar el alimento necesario que les permita seguir su trayecto.

El precio de la entrada a Hopewell Rocks para disfrutar en directo del fenómeno de las mareas de Bahia de Fundy, es de 6 dólares.

2

Parque Nacional del Nahanni

Parque Nacional del Nahanni

A 500 kilómetros de la ciudad de Yellowknife, se encuentra el fabuloso Parque Nacional de Nahanni, el cual ocupa alrededor de 5.000 kilómetros cuadrados de extensión.

Si hay algo que caracteriza a este parque natural es la fuerza y belleza de sus cañones de agua, los cuales desembocan en algunas de las cataratas más asombrosas de este lugar, destacando especialmente las Cataratas Virginia, con 96 metros de caída. Sin embargo el auténtico protagonista del parque es el Río Nahanni Sur, uno de los más importantes de toda Norteamérica, que ofrece increíbles imágenes de su discurrir a través del Parque Nacional de Nahanni.

Hermosos bosques de abetos dan cobijo a algunas de las especies que pueblan el parque, las cuales con un poco de suerte se dejarán ver para deleite de los visitantes. Lobos, osos, renos y diversas especies de aves son algunos de los habitantes de este regalo de la naturaleza.

El punto de partida desde el cual puede visitarse el parque, es la ciudad de Fort Simpson. El precio de entrada al parque es de 25 dólares.

3

Montañas Rocosas

Montañas Rocosas

Si hay un paisaje tan absolutamente majestuoso e inmenso como bello, esas son las Montañas Rocosas, situadas a 800 kilómetros al este de Vancouver. El contraste de colores entre blanco, azul, negro y gris las convierte en un perfecto lienzo que merece la pena observar desde lejos, de forma pausada, tranquila, admirando lo increíblemente grandiosa que puede llegar a ser la naturaleza.

En su interior podremos encontrar hasta siete parques nacionales glaciares, grutas, cañones, cascadas y lagos, así como pueblos y un sinfín de actividades que nos harán más divertidas las jornadas en este paraíso natural para el cual se necesitan al menos 10 días si se pretende conocerlo bien.

El pico más alto de las Montañas Rocosas es el Monte Robson, el cual se sitúa a 4.000 metros de altura, y algunas de las visitas imprescindibles incluyen el Lago Louise, el Parque Nacional de Banff, punto de partida para conocer las Montañas Rocosas, o el Cañón Johnston, el lugar en el cual se pueden ver las famosas Ink Pots, pozas de agua verde azulada que emanan burbujas debido a la alta temperatura de los manantiales subterráneos.

Una de las mejores formas de visitar las Montañas Rocosas es el a través del tren especial Rocky Mountaineer, el cual ofrece diversas excursiones y rutas para visitar tan emblemático lugar. El precio aproximado para una visita de 8 días con almuerzo y desayuno, alojamiento y excursiones es de aproximadamente 4.000 dólares.

4

Parque Provincial de los Dinosaurios

Parque Provincial de los Dinosaurios

A 50 kilómetros al noreste de Brooks se encuentra uno de los espacios naturales más originales e interesantes de Canadá. Se trata del Parque Provincial de los Dinosaurios, el cual abarca 73 kilómetros cuadrados de extensión, y cuyo principal atractivo es el inmenso depósito de fósiles de dinosaurios, considerado el más importante y completo del mundo, compuesto por aproximadamente 300 esqueletos de hasta 35 especies de dinosaurios diferentes. 

Los restos encontrados cuentan con una datación de aproximadamente 75 millones de años, siendo una de las huellas más importantes de la presencia de los dinosaurios en el planeta. Tal es la importancia de esta importante reserva de fósiles que el Parque Provincial de los Dinosaurios se convirtió en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

El paisaje que ofrece este parque es digno de mención, ya que ofrece una original formación geológica en las montañas, formadas por enormes hendiduras que le confieren un paisaje único.

Existe la posibilidad de contratar un tour para conocer de cerca la historia de los fósiles. Tienen un precio aproximado de 15 dólares.

5

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

En la frontera entre Estados Unidos y Canadá se encuentran las famosas Cataratas del Niágara, a 130 kilómetros de Toronto. Impresionantemente hermosas, cuentan con 1.000 metros de anchura y 64 metros de caída, formando uno de esos espectáculos naturales que quedan grabados por siempre en la memoria.

El agua de las cataratas proviene de cuatro de los conocidos como Cinco Lagos: Erie, Michigan, Hurón y Superior, discurre a través del lago Ontario hasta bajar por el río San Lorenzo, el cual desemboca finalmente en el océano Atlántico.

Unos de los miradores más recomendables para ver de cerca el espectáculo de las Cataratas del Niágara son los conocidos con el nombre de Goat Island, una pequeña isla deshabitada y Table Rock, en las orillas canadienses. Pero si prefieres disfrutar de la caída de las aguas desde otra perspectiva, la mejor forma de hacerlo es desde el Journey Behind The Falls, el cual discurre a través de un túnel hasta llegar frente a las cataratas en una altura intermedia, aunque debe pagarse un ticket para ingresar aquí.

Una de las formas más apasionantes de conocer de cerca las cataratas es a bordo del barco Maid of the Myst La Doncella de la Niebla”, el cual ofrece excursiones durante todas las épocas del año, excepto en la estación donde hay hielo. El precio es de 17 dólares y los barcos salen cada 30 minutos.

6

Ollas de tinta naranja

Ollas de tinta naranja

Ubicadas en el Parque Nacional de Kootenay, al sureste de Columbia Británica, se produce uno de los fenómenos naturales que más turistas de todo el mundo atrae cada año. Se trata de las Ollas de tinta naranja, también conocidas como “Paint Points”.

La rareza y a la vez originalidad de este lugar radica en sus piscinas de color naranja intenso, un fenómeno natural que deja boquiabierto a cualquiera que tenga el privilegio de acercarse hasta este lugar.

La razón por la cual estas enormes balsas adquieren esta curiosa tonalidad está en la alta concentración de hierro de sus aguas, lo cual hace que se tornen de un color anaranjado, a veces rojizo, que consiguen crear una imagen deslumbrante para el visitante.

La entrada al parque tiene un coste de 8 dólares.

7

Lago Manchado

Lago Manchado

Ubicado en la frontera de Estados Unidos con el estado de Columbia Británica, en Okanagan Valley se encuentra uno de los lugares más fascinantes e increíbles de Canadá. Conocido con el nombre de Spotted Lake o Kliluk, el Lago Manchado es uno de los indispensables que no pueden faltar en tu visita a los espacios naturales más impresionantes del país.

Al igual que si hubiese sido pintado por la mano del hombre, el lago presenta diversos círculos coloreados de variadas tonalidades que adquieren su máximo esplendor durante el verano, cuando el agua del lago comienza a evaporarse. El motivo son las amplias concentraciones de sulfato de magnesio, sulfato de sodio, sulfato de calcio, plata, titanio así como otros minerales que se encuentran en sus aguas, los cuales consiguen “pintar” cada círculo de diversos colores. 

Los indios de este lugar afirmaron en su día que se trataba de un lago sagrado, cuyas aguas contenían importantes propiedades curativas.

8

Lago Peyto

Lago Peyto

En el Parque Nacional Banff, a las puertas de las Montañas Rocosas, se encuentra uno de los lagos más asombrosos de Canadá. Se trata del Lago Peyto, de origen glacial, cuyas aguas se distinguen por su impresionante color azul turquesa que conforma una bella estampa al verlo discurrir entre escarpados picos nevados.

La razón por la cual ofrece esta vistosa tonalidad azulada se debe a las pequeñas partículas rocosas que tras el deshielo se depositan sobre el lago, siendo aún mucho más asombroso en la época invernal, cuando el lago queda congelado.

El lago está situado a 100 kilómetros de Banff y se pude llegar fácilmente en coche siguiendo la carretera de los campos de hielo (Icefileds Parkway). Existen varios miradores e incluso zonas de acampada que nos permitirán visitar este impresionante lugar y maravillarnos con la magia de la naturaleza.



Probablemente Canadá sea uno de los países con algunos de los paisajes naturales más mágicos del mundo. Lugares que parecen sacados de la imaginación, y que nos harán disfrutar del privilegio de sentirnos testigos del prodigio de la naturaleza.

Sabías qué...

En las aguas del Lago Manchado, fueron extraídas grandes cantidades de sales durante la Primera Guerra Mundial con el fin de ser utilizadas para fabricar importantes cantidades de munición en Estados Unidos.