Los castillos de Escocia más apasionantes

Situada al norte del Reino Unido, Escocia cuenta en su extensa geografía con una importante colección de alrededor de mil fortalezas históricas, las cuales solo representan una tercera parte de todos los que existieron a lo largo de la historia.

Convertidos en residencias reales, ruinas abandonadas e incluso románticos hoteles, cada uno de los castillos de Escocia constituye un legado único, reflejo de sus más de 3.000 años de historia. Adéntrate en un mundo de fantasía e historia a lo largo de este recorrido por algunos de los más bellos e increíbles castillos escoceses.

1

Castillo de Stirling


Castillo de Stirling

El Castillo de Stirling es uno de los más importantes castillos de Escocia, y quizá uno de los que más orgullosos se sienten los escoceses. En este lugar, William Wallace, mayor héroe escocés de todos los tiempos, ganó la batalla en su lucha por la independencia de Escocia.

Situado muy cerca de la localidad de Stirling, en la parte alta de una roca, pasó de manos a escocesas a inglesas y viceversa en al menos nueve ocasiones. Una de sus más ilustres huéspedes fue María Estuardo, nombrada reina de los escoceses con tan solo 6 años de edad. 

El Castillo de Stirling ha sobrevivido a nada más y nada menos que 8 asedios, los cuales no han conseguido despojarlo de toda su grandiosidad, conservada hasta nuestros días. Hoy día puede visitarse el Gran Salón, donde se llevaban a cabo elegantes celebraciones, el Museo de los Highlanders, así como las antiguas cocinas.

El precio de la entrada al Castillo de Stirling es de 20 euros.

2

Castillo Eilean Donan


Castillo Eilean Donan

Ubicado en las inmediaciones de tres lagos, y rodeado de montañas, el Castillo de Eilean Donan es uno de los más célebres de Escocia. En su día fue el refugio del rey Robert the Bruce, quien ganó la independencia para Escocia en el año 1320, al igual que hiciera en su día William Wallace.

Una serie de bombardeos ocurridos durante le época del “levantamiento jacobita”, acabaron reduciéndolo a cenizas. Sin embargo en el año 1911 el teniente coronel John MacRae-Gilstrap decidió reconstruirlo hasta adquirir el aspecto que ofrece hoy día. De ahí que a pesar de mostrar un aspecto antiguo, el interior resulte más moderno de lo que fue en realidad.

El momento más mágico resulta al caer la tarde, cuando sus muros se iluminan para ofrecer una imagen mágica del Castillo de Eilean Donan sobre el lago. 

El precio de la entrada al Castillo de Eilean Donan es de aproximadamente 10 euros.

3

Castillo de Urquhart


Castillo de Urquhart

A orillas del famoso Lago Ness, se encuentra el Castillo de Urquhart, el cual a pesar de conservar apenas algunas ruinas, y parte de la torre, se ha convertido en uno de los iconos de Escocia.

Los orígenes de la fortaleza están datados en el siglo XIII y gran parte de su fama está relacionada con la leyenda del monstruo del Lago Ness. Sus muros fueron testigo de las continuas batallas libradas entre ingleses y escoceses.

Fue destruido en el año 1692 por los ingleses, quienes querían evitar a toda costa que los jacobitas se hicieran con su control. A partir de ahí, sus ruinas, reflejo de la monumentalidad que en su día caracterizó al Castillo de Urquhart, son lo único que se ha conservado.

En la actualidad su interior alberga el Centro de Visitantes desde donde podremos conocer de cerca las turbulentas historias que envolvieron al Castillo de Urquhart.

El precio de la entrada al castillo es de 11 euros.

4

Castillo de Dunnottar


Castillo de Dunnottar

El castillo de Dunottar ocupa una posición privilegiada en lo más alto de un acantilado, con maravillosas vistas al mar y el mágico sonido de las rocas en perfecta armonía con la belleza del lugar.

La aparente calma y tranquilidad que este bonito castillo desprende, dista mucho de las cruentas historias que han albergado sus muros. Durante el año 1651, tras subir al trono el rey Charles II, los conocidos como los “Honores de Escocia” (la espada, el cetro y la corona) fueron escondidos en este castillo para evitar que fueran saqueados por los ingleses. Varias mujeres las salvaron y enterraron hasta que 8 años después fueron trasladadas al Castillo de Edimburgo.

En 1685 varios ciudadanos que se negaron a aceptar la supremacía del rey fueron condenados a muerte en las celdas del castillo, y el héroe escocés William Wallace quemó a varios soldados ingleses en la iglesia de la fortaleza.

Hoy día el castillo está en ruinas, y se ha convertido en el refugio de numerosas aves marinas. El precio de la entrada al castillo es de 8 euros.

5

Castillo de Edimburgo


Castillo de Edimburgo

Situado sobre la colina de Castle Hil, el Castillo de Edimburgo domina la ciudad escocesa. Lugar de residencia del príncipe David I, fue escenario de intensos enfrentamientos por la independencia de Escocia, sin embargo a finales del siglo XVII se convirtió en una fortaleza militar en cuyas habitaciones murieron numerosos prisioneros.

Uno de los lugares que más turistas atrae es el “Cañón de la una en punto”. El sonido de las gaitas anuncia el acontecimiento que durante todos los días del año tiene lugar a la una en punto del mediodía. Es en este momento cuando el General de Artillería dispara el cañón que antaño sirvió para que los habitantes de la ciudad sincronizaran sus relojes.

En el Castillo de Edimburgo podremos ver la famosa piedra de Scone o “Piedra del Destino”, en la cual eran coronados los Reyes de Escocia en la Edad Media, así como las Joyas de la Corona o “Honours of Scotland”  formados por la corona, la espada del Estado y el cetro.

La entrada al Castillo de Edimburgo cuesta 22 euros.

6

Castillo de Glamis


Castillo de Glamis

El Castillo de Glamis, situado en Angus, es conocido por ser el castillo más misterioso de todos los de Escocia. De hecho es uno de los lugares en los que se cree, han sucedido un mayor número de sucesos paranormales, que han hecho de él un auténtico castillo encantado.

Situado al final de un camino flanqueado por árboles se alza imponente y majestuoso el Castillo de Glamis, el cual fue la residencia de los Condes de Strathmore hasta que el por entonces rey de Escocia Robert II, se lo regaló al marido de su hija, el señor de Glamis, Sir John Lyon de quien desciende la madre de Isabel II de Inglaterra. Hoy día pueden visitarse algunas de sus lujosas salas y habitaciones, las cuales nos harán sentir protagonistas del siglo XVIII.

Alrededor del Castillo de Glamis han surgido diversas leyendas de fantasmas, la más famosa de todas es la del Conde Beardie, quién un domingo quiso jugar a las cartas, pero no encontró compañero alguno. Tal fué la ira que se apoderó de él que lanzó un grito invocando al mismo diablo para que jugara con él. Un desconocido apareció y le ofreció jugar una partida de cartas, se dice que era el mismo diablo quién se llevó el alma del Conde Beardie.

Desde entonces se dice que existe una habitación oculta en el Castillo de Glamis, en la cual se encuentran el Conde Beardie y el diablo jugando a una eterna partida de cartas.

El precio de la entrada para visitar el Castillo de Glamis es de 14 euros.

7

Castillo de Culzean


Castillo de Culzean

En la costa de Ayrshire, al sur de Glasgow, se encuentra el majestuoso Castillo de Culzean, el cual fue residencia del clan Kennedy, descendientes del rey Robert the Bruce, quienes se encargaron de crear a partir de una simple torre fortificada medieval, uno de los más suntuosos castillos escoceses de la historia.

El Castillo de Culzean cuenta además con unos maravillosos jardines de narcisos y azafranes, campanillas y rododendros que crean alrededor de la fortaleza una postal de ensueño.

La parte superior del castillo estuvo reservada durante mucho tiempo al mítico general Dwight Eisenhower en reconocimiento a la labor llevada a cabo como comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy día es posible visitar una exposición sobre su vida en el interior del castillo.

El precio para entrar al Castillo de Culzean es de 19 euros.

8

Castillo de Fraser


Castillo de Fraser

El Castillo de Fraser se encuentra a 30 kilómetros de Aberdeen, al este de Escocia. Tiene sus orígenes en el siglo XVI y es uno de los castillos más grandes que podemos encontrar.

Su construcción es muy peculiar ya que cuenta con numerosas trampillas, agujeros y paredes secretas, las cuales fueron encargadas por el señor del castillo para espiar en todo momento lo que decían sus huéspedes, desde el Gran Salón.

Este castillo no está exento de leyendas, las cuales que avivan aún más su fama. Se habla de una princesa asesinada en el “Salón Verde” la cual fue arrastrada a través de las escaleras de piedra de la fortaleza. La imposibilidad de quitar las manchas de sangre hizo que estas se recubrieran con madera. 

Hoy día cada una de las salas sigue conservando los muebles de la familia Fraser, y desde la Biblioteca podremos comprobar como el retrato de Charles Mackenzie Fraser sigue vigilando a los privilegiados visitantes que llegan a su castillo.

La entrada para poder visitar el Castillo de Fraser es de 25 euros.



Escocia es tierra de castillos, tradiciones y paisajes de ensueño. Fortalezas únicas cuyos muros han sobrevivido a épocas de batallas y enfrentamientos que hoy día han hecho de Escocia una región llena de orgullo e historia.

Sabías qué...

En las inmediaciones del Castillo de Eilean Donan, se ha llevado a cabo el rodaje de varias películas como Los Inmortales (1986) o Braveheart (1995).

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (855 votos, promedio: 4,02 de 5)
Cargando…