10 consejos para no gastar de más en Brasil

¿Es Brasil un destino caro? Muchos viajeros que han ido al gigante sudamericano se quejan de los altos precios de servicios básicos, como restaurantes, hoteles y transporte. Al parecer, atrás quedaron los tiempos donde el real brasileño era una moneda barata para los viajeros latinos y europeos. Sin embargo, Brasil sigue siendo un destino fascinante para los que se dan la oportunidad de ir, y existen algunos cuidados que se pueden tener para evitar gastar de más.

En Tootay te daremos 10 consejos para que puedas ahorrar en tu viaje a Brasil.

1

Come por peso

Brasil en general se destaca por su cantidad de restaurantes y opciones para comer, pero sobre todo en las grandes ciudades, muchos de estos locales cobran un precio bastante alto. Para evitar gastar de más en tus comidas, existen varias opciones saludables y con un costo moderado y razonable. Para ello, busca los self-service, que son los restaurantes donde pagas por kilo, e intenta hacerlo en los que se encuentran fuera de los shoppings o centros comerciales (pues allí cobran bastante). Siendo así, sólo pagarás por lo que consumas, lo cual es especialmente atractivo para las mujeres, pues comen menos cantidad que los hombres en general.

También puedes ir a las famosas lanchonetes, donde se sirven los salgados (petiscos salados), como la coxinha, el pão de queijo, kibe, esfiha y otros. Así también, muchas de estas lanchonetes sirven comidas simples a precios en general módicos.

2

Viaja cuando los brasileños no lo hagan

 Viaja cuando los brasileños no lo hagan

En general, el turismo en Brasil depende mucho más del turista nacional que el extranjero, salvo algunos sectores de Río. Además de esto, los brasileños tienen el capricho de querer viajar todos al mismo tiempo, esto es, durante Enero, el carnaval y Junio, además de otros feriados largos. Siendo así, en el resto del año muchos destinos brasileños tendrán poca afluencia de público, y en ciertos lugares, el clima será incluso mejor que en verano (donde suele llover bastante en varias localidades costeras). Por lo tanto, ten especial cuidado en elegir la fecha cuando visites Brasil.

3

Evita arrendar coches en las grandes ciudades

En las grandes ciudades como Río o São Paulo, arrendar un coche conlleva un costo grande, y dado el intenso tráfico que normalmente aparece en las horas punta, no siempre es una experiencia placentera. Intenta entonces tomar el metro, el cual te llevará a los principales destinos urbanos, si bien no tiene una línea tan extensa como en las capitales europeas. Los buses en general son una buena opción pues es un medio de transporte muy usado en las ciudades, y de bajo costo.

Ahora bien, si quieres hacer recorridos por playas y pequeñas localidades costeras, ahí sí el arrendar un vehículo será una opción a tomar en cuenta, pues pagar un tour con mucha probabilidad te saldrá más caro, además de limitar tus opciones y horarios.

4

Escoge destinos baratos

En Brasil hay infinidad de playas y lugares por conocer que están fuera de las rutas más congestionadas de turistas. Te recomendamos algunos destinos con precios razonables y de gran belleza:

  • Ilha Grande: se encuentra cerca de Río de Janeiro, y posee lindas playas y tranquilidad fuera de los meses peak del verano.
  • Ilha Boipeba: otro lugar paradisíaco, esta vez en el estado de Bahía (a medio camino entre Itacaré y Salvador), con precios muy aterrizados.
  • Vitória: la capital del estado de Espírito Santo es una ciudad ligada a su vecina Vila Velha por un puente, y que no se encuentra en la ruta del turismo tradicional, pero que igualmente posee bellas playas (como la Guarapari) y muchos atractivos.
  • Ouro Preto y Diamantina: Estos 2 pueblos del estado de Minas Gerais tienen un patrimonio histórico son igual en el país, y tienen precios razonables en comparación a las grandes urbes.
5

Anda contra la corriente

Si estás cerca del litoral cercano a las grandes ciudades, intenta hacer tu programa a la inversa del brasileño común. Los brasileños, con un poder adquisitivo cada vez mayor, no dudan en repletar muchas playas durante el fin de semana, copando la mayoría de las posadas y hoteles. Teniendo esto en cuenta, intenta pasar el fin de semana en las grandes ciudades, e ir al litoral entre lunes y viernes, para acceder a mejores precios y más tranquilidad.

6

Busca las posadas

Busca las posadas

Los hoteles en Brasil no son baratos en general, por lo que si quieres ahorrar por concepto de alojamiento, la mejor recomendación es buscar las pousadas (posadas), que son pequeños alojamientos que incluyen, al igual que los hoteles, el desayuno, y en general, también piscina. Ahora bien, también las hay de lujo y con precios estratosféricos, por lo que deberás investigar con tiempo en tus guías de viaje y en google (buscando «pousada»). Una página que recomendamos es www.hiddenpousadasbrazil.com.

7

Procura ir en la segunda semana de Enero

El 10 de Enero es la fecha clave cuando los precios bajan bastante. ¿Por qué? Porque ya habrá pasado el Año Nuevo, con toda su muchedumbre, y empieza un período en donde el brasileño comienza a ahorrar para su próximas vacaciones masivas: el Carnaval. Te recomendamos ir a Bahía, donde podrás optar a una variedad de destinos interesantes, como Morro de São Paulo, Itacaré, Barra Grande, Ilha de Boipeba, entre otros. También una opción es ir al estado de Alagoas, en donde podrás disfrutar de bellas playas como Praia do Francês, Maragogi y Barra de São Miguel.

8

Usa el bus interurbano

Las opciones de buses interurbanos en Brasil son muchas, y se puede llegar prácticamente a cualquier destino en ellos. Intente buscar el servicio «directo«, esto es, sin paradas. Si no es posible, vaya con paciencia y admire el paisaje durante el recorrido, teniendo cuidado de tener siempre a mano sus pertenencias en la estación. Si el viaje es largo, pregunte si el bus hace paradas para comer, aunque es normal que así sea.

9

Conoce el Pantanal

Conoce el Pantanal

Pantanal puede no estar en la ruta típica de los viajeros a Brasil, dada su lejanía del mar (está muy cerca de la frontera con Bolivia y Perú), sin embargo, es uno de los destinos con mejor relación precio-calidad. De hecho, el costo de ir allí es bastante más razonable que los viajes al Amazonas, sin bajar la variedad de especies animales que podrá ver. De hecho, avistar animales salvajes aquí, como los caimanes, monos, osos hormigueros, jaguares, tucanes, loros o capibaras (el mayor roedor del mundo) es mucho más fácil que en la densa selva del Amazonas. Es como estar en un zoológico abierto.

10

Pide el Prato Feito

Pide el Prato Feito

La comida es uno de los gastos más significativos del viaje. Para ahorrar en los almuerzos, pida un prato feito (PF), que es el menú casero por excelencia de los pequeños locales de comida. Un prato feito contendrá lo básico que come el brasileño común cada día: porotos, arroz, papas fritas y un poco de ensalada y carne (¡bien completo!). Si quieres pagar más, está la opción del prato executivo. Además, en la mayoría de los restaurantes, los platos están pensados para dos personas (se nota en el precio), por lo que debes tomar esto en cuenta si vas con pareja (pedir un sólo plato) o solo (pedir la meia-porção, que cuesta entre un 60-70% del precio).



Esperamos puedas usar estos trucos en tu próxima visita a Brasil.

Sabías qué...

El nombre Brasil proviene de un árbol llamado pau-brasil, que hace siglos fue muy usado por los colonos para la carpintería y otros usos.