9 cosas que no debes perderte si viajas a los Fiordos Noruegos

Descubre los lugares imprescindibles de uno de los paraísos naturales de Noruega

Los fiordos noruegos son uno de los lugares más especiales del norte de Europa. Son un auténtico paraíso natural en el que cada imagen queda grabada para siempre en el recuerdo. Pequeños pueblos tradicionales salpican el increíble entorno de valles, lagos y glaciares que invitan a dejarse llevar por la más absoluta paz y tranquilidad.

Te invitamos en Tootay a descubrir los rincones indispensables para disfrutar de tu viaje a los fiordos noruegos sin perderte sus lugares más asombrosos.

9 cosas que no debes perderte si viajas a los Fiordos Noruegos
  • 1

    Bergen

    Bergen

    Bergen, la puerta a los maravillosos fiordos noruegos, es una de las más bellas ciudades de toda Noruega. Sus casitas de colores y el entorno natural que las rodea han hecho que la ciudad haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

    En la época medieval el puerto fue uno de los puntos comerciales más importantes del país, y las casas que flanquean el muelle, en el barrio Bryggen, albergan hoy todo tipo de pequeñas tiendas, colecciones de arte e incluso centros culturales.

    No dejes de pasar al puerto para ver los pequeños puestos de pescado fresco y otros productos alimenticios, y disfruta del atardecer en sus orillas, un espectáculo absolutamente conmovedor en el que todo Bergen parece perder sus vivos colores para dejarse bañar por los tonos rojizos y anaranjados del sol. 

    Bergen es una de las maravillas de los fiordos noruegos, un pequeño aperitivo de la grandiosidad natural que encontraremos al cruzar sus puertas.

  • 2

    Sognefjorden

    Sognefjorden

    El fiordo Sognefjorden es el segundo fiordo más grande del mundo y el más largo de Noruega. Las altas montañas que lo custodian llegan a medir hasta 1.300 metros de altura, ofreciendo una espectacular imagen en la que las montañas parecen colocarse de forma vertical, creando así escarpadas paredes.

    Navegando por las profundas aguas del fiordo Sognefjorden es posible ver pequeñas casitas ubicadas en la ribera y llegar a algunos de los pueblos más pintorescos que se ubican en este fiordo tales como Fläm, desde donde podremos coger el famoso tren de Fläm para disfrutar de una ruta asombrosa con vistas panorámicas del entorno, o Vik, un antiguo asentamiento vikingo.

  • 3

    Geirangerfjorden

    Geirangerfjorden

    Ubicado a 100 kilómetros de la ciudad de Alesund se encuentra este espectacular fiordo, del cual se dice que es uno de los más bonitos y asombrosos de Noruega.

    El fiordo de Geiranger fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y cuenta con 15 kilómetros de largo y 600 metros de profundidad. Su imponente monumentalidad resulta estremecedora, debido a las enormes paredes verticales que protegen las aguas, formando miradores de gran belleza. Entre ellos, destacamos el de Flydalsjuvet, que incluye una curiosa hamaca para disfrutar de las vistas, así como de esbeltas cascadas en los alrededores, siendo las más conocidas “El velo de la novia”, y “Las siete hermanas”.

    Durante los meses de invierno el fiordo se hiela por completo, dejando una imagen aún más bonita de sus aguas congeladas y sus picos nevados. Una imagen que queda grabada en la mente del viajero para toda la vida.

  • 4

    Parque Nacional de Jostedalsbreen

    Parque Nacional de Jostedalsbreen

    El Parque Nacional de Jostedalsbreen es uno de los más bonitos y especiales de Noruega, el cual abarca el glaciar más grande de toda Europa. Ubicado en la región de Sognefjord, este parque es el lugar de inicio del impresionante recorrido que realiza el agua del deshielo de los glaciares, la cual recorre montañas, valles y bosques y fiordos a través de paisajes espectaculares.

    Una de las zonas más especiales de este parque es el Glaciar de Briksdal, el cual presenta un espectacular color blanco azulado que no deja indiferente a ninguno de los más de 300.000 viajeros que lo visitan cada año.

    El Parque Nacional de Jostedalsbreen es además una de las mayores reservas de renos salvajes, así como hábitat natural de lemmings, osos y lobos. Un espectáculo natural que no deja lugar a dudas de la fuerza y el prodigio de la naturaleza.

  • 5

    Preikestolen

    Preikestolen

    Si hay algo que no debemos dejar de hacer en nuestra visita a los fiordos noruegos es subir hasta el “púlpito”, también conocido como “Preikestolen“. Es un enorme promontorio de piedra de nada más y nada menos que 600 metros de altura que constituye uno de los miradores más sombrosos y espectaculares de los fiordos.

    La subida hasta Preikestolen discurre a través de un camino empedrado que atraviesa varios bosques, y desde el cual a medida que se asciende se comienza a vislumbrar la bahía de Stavanger. Las escaleras de piedra dan paso a pasarelas de madera sobre aguas pantanosas, e incluso a unas respetables barandas con cuerdas. Toda una aventura que finaliza con la mejor recompensa, el solitario e imponente mirador de Preikestolen.

    Las vistas y la sensación que produce encontrarse sobre esta plataforma de piedra resulta uno de los momentos más especiales del viaje.  La mejor forma de llegar al lugar donde comienza la subida al Preikestolen es cogiendo un ferry desde el puerto de Stavanger hasta Tau. El precio del ticket es de 12,80 USD. Desde Tau podemos coger un autobús de la compañía Borea Travel o Tide que nos llevará hasta el punto desde el cual comenzará nuestra aventura. El precio del ticket es de aproximadamente 22 USD.

  • 6

    Stavanger

    Stavanger

    En la provincia de Rogaland se encuentra la ciudad portuaria de Stavanger, que a pesar de quedar siempre a las sombra de la fabulosa ciudad de Bergen, alberga en su interior rincones que merece la pena descubrir.

    Stavanger es una ciudad que invita a pasear por su casco antiguo denominado Gamle Stavanger, rodeado de pequeñas casitas en color blanco, que se tornan de diferentes colores con la explosión floral de sus balcones a la llegada de la primavera.

    A la llegada al muelle de Skagen podrás disfrutar de un ambiente de lo más cosmopolita lleno de una amplia variedad de restaurantes y de bares ubicados en lo que antiguamente fueros almacenes de conservas, sal y madera.

    Stavanger es además una de las sedes de algunos festivales importantes como por ejemplo el Gladmaat Food, lo que la convierte en uno de los centros gastronómicos más importantes del país.

  • 7

    Islas Lofoten

    Islas Lofoten

    Las Islas Lofoten son uno de los destinos más atractivos de los fiordos noruegos, y es que este pequeño lugar alberga una enorme variedad de divertidas actividades para conocer en profundidad todo lo que el entorno ofrece.

    Uno de los lugares que podremos visitar es el Museo Vikingo Lofot en el cual aprenderemos algo de historia acerca de la presencia de los vikingos en Noruega, e incluso tendremos la oportunidad de ver la casa de uno de los antiguos jefes vikingos más importantes del país.

    El privilegiado enclave de las Islas Lofoten permitirá que con un poco de suerte puedas disfrutar del asombroso espectáculo de las auroras boreales, y si prefieres adentrarte en la naturaleza más salvaje del lugar, no te pierdas los safaris que se organizan para ver focas, águilas marinas e incluso orcas.

    Existe la posibilidad de contratar algunos de estos safaris desde la web de booking.lofoten, por un precio de 90 USD.

  • 8

    Montes Kjerag

    Montes Kjerag

    Visitar los Montes Kjerag es adentrarnos en la espectacular experiencia de visitar los abismos más asombrosos y espectaculares de Noruega.

    Aquí podremos encontrar escarpadas paredes de piedra verticales, que constan de una altura de hasta 1.000 metros, las cuales resultan una atractiva tentación para escaladores y amantes de los deportes de salto. 

    La subida hasta estos escarpados acantilados no resulta fácil, sin embargo, las vistas que se obtienen no pueden constituir mayor regalo para los intrépidos aventureros que consiguen llegar hasta la cima.

    La mejor forma de llegar hasta el punto de salida de la expedición es cogiendo un ferry desde la ciudad de Stavanger hasta Lysebotn, con un recorrido similar al que debemos hacer para ver Preikestolen.

  • 9

    Tren de Fläm

    Tren de Fläm

    El tren de Fläm es una de las atracciones más interesantes de los fiordos noruegos. Se caracteriza especialmente por ser uno de los trenes con mayor pendiente del mundo, ya que realiza prácticamente la totalidad del recorrido con una pendiente del 6%. Parte desde el fiordo de Sogn llegando hasta la estación montañosa de Myrdal.

    La ruta del tren es pausada, lo cual permite a sus privilegiados pasajeros disfrutar de todas las sorpresas que el trayecto depara: las impresionantes cascadas, los picos nevados de las montañas más altas, los valles coloreados de un intenso verdor… todo ello en un viaje de ensueño que atraviesa un total de 20 túneles. 

    La prestigiosa revista National Geographic lo calificó como “el mejor viaje en tren del mundo”, y no es para menos teniendo en cuenta que se encuentra ubicado en el interior de los fabulosos fiordos noruegos. 

    El trayecto dura aproximadamente 1 hora, y el precio es de 34 USD.

Los fiordos noruegos son uno de los espectáculos naturales más bonitos del mundo, los cuales albergan un sinfín de sorpresas y paisajes que parecen sacados de la imaginación. Una experiencia que debe de vivirse al menos una vez en la vida.

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…