8 destinos imprescindibles para amantes de la fotografía

Cualquier viaje que se precie merece ser recordado a través de las anécdotas, las vivencias, los recuerdos y cómo no las fotografías que formarán parte de nuestra aventura. Los amantes de la fotografía encontrarán muchas razones para recorrer el mundo en busca de las imágenes más asombrosas, únicas e irrepetibles.

Para ello nada mejor que contar con una buena cámara y muchas ganas de caminar, descubrir, subir y bajar en la búsqueda de la mejor perspectiva, el mejor punto de luz y los paisajes más fabulosos del planeta.

Descubre 8 destinos imprescindibles para amantes de la fotografía.

1

Templos de Angkor (Camboya)

Templos de Angkor (Camboya)

La ciudad de Angkor Wat, es uno de los lugares más increíbles del Sudeste Asiático para realizar fotografías desde diversas perspectivas. Y es que hace mil años la gran ciudad de Angkor se convirtió en una de las regiones más importantes del mundo, fruto de esa ostentosa importancia hoy día se conservan hermosos templos que reflejan en sus muros el paso de los siglos.

En ese  aspecto de los templos de Angkor sigue teniendo ese halo especial que consigue transmitir una energía difícilmente descriptible. El paso de la naturaleza por entre sus rincones, tejados y muros lo ha revestido de musgo creando un paisaje tal que pareciera como si las ruinas de piedra emergieron desde la propia tierra.

Las ruinas de Angkor siguen siendo uno de los lugares más visitados de la ciudad de Camboya y del mundo entero, a las cuales acuden viajeros atraídos por la majestuosidad y el misticismo de sus templos, así como los fabulosos amaneceres y atardeceres que cada día tienen lugar en este increíble rincón del planeta.

Los viajeros aficionados al mundo de la fotografía encontrarán en Angkor un sinfín de lugares desde los cuales retratar los templos más emblemáticos, y así jugando con los rayos de sol en su puesta y en su salida conseguirán efectos de luz increíbles que harán de cada fotografía un momento único e irrepetible.

Uno de los lugares favoritos para tomar bellas imágenes del lugar es la parte delantera de la charca de Angkor Wat desde donde podremos tomar una de las más bellas fotografías del templo Angkor Wat reflejado en el agua. Otro de los lugares favorito es la pirámide de Phnom Bakheng desde donde es posible tomar una bonita instantánea general de Angkor Wat sobre la arboleda.

La mejor época para visitar los templos de Angkor es desde noviembre a enero. El precio de la entrada es de 20 dólares para un día, 40 dólares para tres días o 60 dólares para el acceso libre durante 1 semana.

2

La Gran Muralla (China)

La Gran Muralla (China)

La Gran Muralla China, conocida como la mayor frontera del mundo, es uno de los lugares más apreciados por los viajeros que viajan hasta el gran gigantes asiáticos traídos por esta colosal construcción, la única en el mundo quizá que se pierde en el horizonte sin posibilidad de poder abarcarla en su totalidad.

Las constantes subidas y bajadas de las que se compone hacen que tan pronto tengamos la sensación de estar al fondo de un agujero desde la parte más baja como sintamos que dominamos este enorme dragón de piedra desde lo más alto.

Uno de los mejores lugares desde los cuales tomar fotografías de la Gran Muralla es el tramo conocido con el nombre de Simatai a 140 kilómetros de Pekín. El hecho de ser uno de los tramos menos turísticos de la Gran Muralla hace que tengamos más ocasiones de poder tomar buenas imágenes sin ningún “espontáneo” cerca. Desde este tramo podremos disfrutar de la subida de la muralla por encima de las montañas alcanzando alturas de 1.000 metros sobre el nivel del mar.

Por otro lado, existe la posibilidad de coger un teleférico para subir a la parte más alta del tramo desde donde obtendremos las mejores panorámicas de la zona. Desde aquí podremos iniciar un camino que nos llevará a visitar alrededor de doce torres de vigilancia y disfrutar de paisajes asombrosos.

Para contratar la excursión hasta el tramo de Simatai podremos contratar la excursión a través de la web de tour-beijing por un precio de 85 dólares por persona.

3

Petra (Jordania)

Petra (Jordania)

Si hay un país en el mundo que resulta mágico, atrayente y absolutamente bello ese es Jordania y especialmente la ciudad de Petra. Considerada como una de las grandes maravillas del mundo, la ciudad de Petra alberga siglos de historia entres sus numerosos muros, templos y tumbas.

Conocida con el nombre de “la ciudad rosada” fue en su día el centro de importantes civilizaciones que la engrandecieron con fastuosas construcciones algunas de los cuales apenas se mantienen en pie, pero que sin embargo siguen atrayendo el interés de los viajeros que andan en la búsqueda de la que un día fuera la rica y próspera capital de los Nabateos.

Al estar tallada en roca, ofrece a lo largo del día una gran diversidad de tonalidades en función de la incidencia de los rayos de sol y de las sombras producidas por los promontorios rocosos. Uno de los lugares favoritos para tomar fabulosas fotografías es el sinuoso desfiladero de Siq, el cual constituye una de las principales entrada a la ciudad. Un lugar en el que la luz del sol juega su antojo apareciendo de forma deslumbrante o manteniendo el camino en una misteriosa penumbra. Y así poco a poco podremos tomarnos el tiempo suficiente para retratar la aparición de todas las joyas escondidas en la ciudad de Petra, haciendo de los recuerdos inmortalizados un valioso tesoro.

Las primeras horas del día son las favoritas para tomar fotografías sin la afluencia de turistas que tomarán la ciudad horas después. Aunque si hay un momento mágico es sin duda la hora del atardecer, cuando toda la ciudad se torna de un coro rojizo brillante regalando a la vista del viajero un deslumbrante destello de despedida.

4

Islas Hébridas (Escocia)

Islas Hébridas (Escocia)

Las Islas Hébridas de Escocia son uno de los mejores lugares para disfrutar plenamente de la naturaleza escocesa marcada por sus lagos y valles de un color verde lleno de vida. Destacan por su particular belleza las Islas Hébridas Interiores formadas por Skye, Mull, Islay, Jura y Staffa.

Consideradas el centro de la cultura gaélica sigue siendo una de las zonas en las que las tradiciones y costumbres se mantienen latentes desde hace cientos de años. Pero si hay algo especialmente fabuloso de las Islas Hébridas son sus paisajes flanqueados por playas de arena blanca y aguas profundas de color azul turquesa, yacimientos arqueológicos, valles coloreados de pequeñas flores silvestres, así como lagos y castillos de ensueño.

El amanecer en las Islas Hébridas es un momento mágico en el que la niebla se convierte en la principal protagonista  como si quisiera quedarse para ella el increíble paisaje que se encuentra bajo su manto.

Uno de los lugares más asombrosos para tomar fotografías es el valle Quiraing, en la zona de Trotternish, un lugar en el que encontraremos una amplia variedad de paisajes desde cascadas hasta espejos de agua, bosques e increíbles formaciones de rocas que constituyen magníficos miradores. Otro punto estratégico es el faro de Neist Point cuyas vistas consiguen dejar sin aliento a cualquier que se atreva a subir y bajar por entre los promontorios de rocas escarpadas y tierra que lo custodian.

Con un poco de suerte, tendremos incluso la oportunidad de disfrutar de las mágicas auroras boreales, uno de los mayores regalos para cualquier amante de la fotografía.

5

Montmartre (París)

Montmartre (París)

Hablar de Montmartre es hablar del lado más bohemio y nostálgico de París. Un barrio en el que aún es posible encontrar a pintores callejeros buscando las imágenes más bellas de la ciudad para retratarlas a través de sus lienzos.

El barrio de Montmartre nos ofrece la oportunidad de inmortalizar la vida parisina de cerca desde sus tradicionales cafés, plazas y cabarets al igual que si pudiéramos por un momento congelar las imágenes para alargar la idealizada vida parisina.

Otro de los encantos de Montmartre se encuentra en la Basílica del Sagrado Corazón, uno de los edificios más representativos de la ciudad desde donde se obtiene una de las mejores panorámicas de la capital francesa, siendo uno de los mejores puntos para obtener excelente fotografías especialmente coincidiendo con la caída de la tarde.

Cada pequeño rincón de Montmartre es digno de ser inmortalizado por ser uno de los barrios que mejor ha sabido conservar el lado más auténtico de París.

6

Parque Nacional de Amboseli (Kenia)

Parque Nacional de Amboseli (Kenia)

Ubicado en la provincia del valle del Rift, en Kenia, se encuentra el Parque Nacional de Amboseli uno de los lugares más codiciados por los viajeros aventureros quienes tendrán la oportunidad de vivir de cerca cómo es la auténtica vida salvaje de todas las especies animales que pueblan este privilegiado lugar.

Con la imagen de la grandiosa montaña del Kilimanjaro como telón de fondo, el Parque Nacional de Amboseli es una de las joyas indispensables en la colección de los amantes de la fotografía.

Ocupado en su mayoría por el pueblo Maasai desde aquí es posible ver de cerca cómo es su estilo de vida, así como sus tradiciones y costumbres más ancestrales. Sus cuerpos erguidos y sus atuendos de mil colores constituyen un pequeño capricho para el objetivo de la cámara, aunque nunca trates de tomarles una fotografía sin pedirles permiso.

Los animales son otro de los atractivos de la zona, en la cual conviven diversas especies como búfalos, hipopótamos y su animal más emblemático, auténtico señor de las tierras de Amboseli, el elefante.

Uno de los puntos favoritos para tomar estupendas fotografías es el punto de observación Hill, un promontorio de tierra desde obtendremos una visión más general del paisaje. Otro imprescindible de la zona es el atardecer africano el cual embriaga de su suave color rojizo la inmensidad del parque dejando a su paso la llegada de la noche estrellada, otro de los regalos que el corazón de África regala a sus visitantes.

7

Jaipur (India)

Jaipur (India)

La capital de Rajastán, Jaipur, es una de las ciudades más exóticas y atractivas de la India en a que todas las imágenes que se nos vienen a la cabeza respecto a este país, cobran vida.

La ciudad en sí es un auténtico embrollo de ruido, gente andando de un lado a otro, y coches, muchos coches y vehículos de todas las clases que parecen circular sin ningún orden estipulado. Sin embargo el verdadero encanto de la ciudad está en sus calles salpicadas de mujeres vestidas con saris de alegres colores que conforman la parte más vistosa y alegre de la ciudad.

El Palacio de los Vientos o el Fuerte de Amber conforman algunos de los puntos turísticos más visitados y fotografiados de la ciudad, pero también lo son los pequeños “espectáculos callejeros” en el que las cobras encantadas emergen del fondo de los cestos, los monos ofrecen acrobacias, o los artesanos y comerciantes ofrecen sus objetos más preciados.

La auténtica vida de Jaipur, la auténtica esencia de la India merece un recuerdo, una imagen, una instantánea que nos lleve en cualquier momento a volver a pasear por sus calles y disfrutar de sus colores, de su música y de su ambiente ruidoso, caótico… y fascinante.

8

Parque Nacional Denali Preserve (Alaska)

Parque Nacional Denali Preserve (Alaska)

El Parque Nacional Denali Preserve, está ubicado en la ruta 3 de la autopista George Parks en dirección a Alaska y se trata de uno de esos lugares en los que la naturaleza parece haber puesto todo su empeño en convertirlo en uno de los rincones más apasionantes del planeta.

Aquí se encuentra el pico más alto de toda América del Norte, la montaña McKinley que cuenta con nada más y nada menos que 6.193 metros de altura. Los lobos, los osos pardos y los alces junto con linces, ovejas Dall marmota y un total de 37 especies diferentes de mamíferos conviven en un entorno de naturaleza salvaje de forma libre desde hace siglos.

Una de las mejores zonas para tomar fantásticas fotografías es el mirador sur del Denali justo al borde de la carretera 3 desde donde se obtienen fabulosas vistas de las montañas nevadas. Otro de los lugares más emblemáticos del parque se encuentra en el Wonder Lake desde donde podremos tomar una mágica instantánea del pico McKinley reflejado en las aguas cristalinas del lago. 

El precio de la entrada al parque con vehículo es de 20 dólares y en el interior hay algunos campings para pasar varios días visitando este gran tesoro natural.



La magía de la fotografía no es otra que la de hacer que cada lugar transmita su magia. Así, el mundo nos regala paisajes de ensueño, e instantáneas que reflejan la vida de una ciudad, de un país, de una cultura inmortalizada en los recuerdos del viajero y en las fotografías que formarán parte de sus experiencias.

Sabías qué...

Una leyenda swahili cuenta que en la cima del Kilimanjaro, el cual puede observarse desde el Parque Nacional de Amboseli vivía un temible dios que paralizaba los pies y las manos de todos aquellos que osaban subir hasta su morada.