Costumbres y tradiciones de Dinamarca

Las costumbres y tradiciones en Dinamarca son uno de los aspectos que los propios daneses más valoran y de lo que se sienten más orgullosos. De hecho, más del 90% de la población, opina que las tradiciones deben mantenerse como parte de la identidad nacional y de su cultura. Algunas de origen religioso y otras basadas en creencias populares, merece la pena disfrutar y conocer sus fiestas más especiales.

Dinamarca: disfruta de su folclore y cultura

La cultura y forma de vida danesa

  • Los habitantes de Dinamarca, tienen fama de ser muy hospitalarios, siendo excelentes anfitriones con sus invitados. Es por esta razón por lo que no les gusta recibir a nadie por sorpresa, ya que es habitual que preparen la llegada de sus invitados con antelación para recibirles con todos los honores.
  • El medio de transporte favorito en Dinamarca es la bicicleta. Una de las curiosidades de Dinamarca que debes conocer es que en Copenhague, el número de bicicletas supera al número de habitantes en nada más y nada menos que 40.000, y es muy habitual encontrar espaciosos carriles especialmente pensados para los conductores de bicicletas.
  • Dinamarca es uno de los países más seguros del mundo que además se enorgullece de ser un ejemplo de sociedad del bienestar: la educación y la asistencia médica son gratuitas, las infraestructuras son envidiables, hay múltiples opciones culturales para ver y disfrutar, que son gratuitas, y en general disfrutan de un gran nivel de vida.

Fiestas destacadas

Navidad

La Navidad es una de las fiestas tradicionales que los daneses celebran con mayor alegría y fervor.

La Navidad en Dinamarca comienza con la corona de Adviento, una corona que se elabora con ramas de picea y pequeños adornos como bayas, piñas o lazos. En ella se colocan cuatro velas blancas cada una de las cuales se irá encendiendo durante los cuatro domingos anteriores al día de Nochebuena.

Otra forma de celebrar la llegada de la Navidad en Dinamarca es a través de la “vela calendario”, una vela adornada con señales que se corresponden con cada uno de los días que van desde el 1 al 24 de diciembre. Cada día se quema un trozo de la vela.

Los daneses también adornan sus hogares con el tradicional árbol de Navidad, sin embargo es costumbre que los niños no vean el árbol hasta el momento en el que se celebra la cena de Navidad. En la cena, el plato más tradicional de la gastronomía típica danesa es el flæskesteg y el glögg, un ponche caliente que se elabora con vino tinto, pasa seca, almendra y manzana picada, clavo y canela.

Tras la cena, se encienden las velas del árbol y la familia se reúne alrededor para festejar, abrir regalos y compartir los dulces típicos de la Navidad.

El día de Nochevieja en Dinamarca, sin embargo, es una fecha menos familiar en la que se suelen organizar reuniones de amigos. El plato más típico de esta noche es el bacalao y la gente celebra en un ambiente muy festivo la llegada del nuevo año con las campanadas desde el Ayuntamiento de Copenhague.

Pascua

La tradición más popular en estas fechas de Pascua en Dinamarca, es la del “Huevo de Pascua”. En los hogares más tradicionales los adultos adornan los huevos de gallina de colores, y esconden huevos de chocolate que esconderán por toda la casa, de modo que serán los niños los que deberán buscarlos.

Otra costumbre típica de esta fecha en Dinamarca, es la que va ligada a las “cartas de las adivinanzas”. Cada familia se encarga de elaborar y decorar una serie de cartas a las que añaden textos y poesías acompañadas de adivinanzas, sin embargo son cartas anónimas que únicamente llevarán una firma en la que se añaden tantos puntos como letras tiene el nombre de la persona que las envía. El juego consiste en adivinar quién ha enviado la carta. En ese caso, la persona que adivina cantará una canción y recibirá un huevo de chocolate. Si pierde, deberá entregar el huevo de chocolate a la persona que la escribió.

Fastelavn

La costumbre de celebrar Fastelavn se remonta a la época anterior a la Reforma de 1536, cuando Dinamarca adoptó el protestantismo, uno de los momentos más importantes de la historia del país. Es una fiesta equivalente a la celebración del Carnaval en otros países, por lo que es considerada una fiesta pagana. Se celebra para dar la bienvenida a la primavera y el buen tiempo, una idea asociada también a la fertilidad. La tradición mandaba que las chicas fueran tocadas con un ramillo fresco para que fueran fértiles. En la actualidad son los niños los que elaboran ramillos de colores junto con un gato de papel negro.

El gato negro simboliza el invierno, la oscuridad y todo lo negativo. Hasta casi el siglo XIX, la tradición mandaba meter a un gato negro en un barril a modo de piñata y golpearla hasta que el gato cayera y se escapara. A lo largo de los años, algunas cosas se han ido modificando y hoy día se sustituye al gato por dulces para los niños. El niño que consigue romperla será nombrado “Rey de los gatos”.

Además, los niños se disfrazan y van llamando a cada casa cantando una canción para recibir a cambio unos dulces o monedas.

La noche de Walpurgis

En la noche que va del 30 de abril al 1 de mayo, se celebra en Dinamarca la conocida como Noche de Walpurgis, una noche de brujas que tiene su origen en la Edad Media, concretamente en Santa Walpurga, una monja benedictina inglesa que vivió en el siglo IX y a quién se atribuían propiedades purificadora y protectoras contra los hechizos provenientes de la magia negra y los encantamientos.

Durante esta noche, se encienden varias hogueras con la intención de que el humo de éstas purifique todo y se lleve los malos augurios, y los daneses salen a dar la bienvenida a los meses más cálidos del año abandonando lo viejo (el invierno) para dar la bienvenida a lo nuevo (la primavera). Es una fiesta ligada también a la naturaleza.

Gran Día de Oraciones

El cuarto viernes siguiente al Domingo de Resurrección, tiene lugar en Dinamarca otra de las grandes celebraciones danesas, conocida como el Gran Día de las Oraciones (Store Bededag) cuya celebración se remonta al año 1686. Durante la noche anterior y este día, es costumbre comer panecillos calientes (varme hveder). Estos panecillos eran tradicionalmente elaborados por los panaderos de la época, el día anterior al de la celebración, dado que durante este día estaba prohibido que se ejerciera ningún tipo de actividad, es por tanto un dulce con historia que siempre cobra especial protagonismo en esta fecha.

En Copenhague principalmente, los daneses acostumbran a salir a pasear por algunos de los lugares más importantes de la ciudad como el paseo marítimo o la ciudadela. Además, desde el año 1747, existe una tradición por la cual los daneses acuden al antiguo foso de Christianshavn para escuchar el repicar de las campanas.



Dinamarca es un país con una gran cultura y con costumbres que en ocasiones son compartidas con los países más próximos, los países nórdicos. Son fiestas muy familiares en las que los daneses recuerdan con orgullo su historia y cultura, la excusa perfecta para disfrutar del folclore de este gran país. No dudes en hacer coincidir alguno de tus viajes con sus festividades más señaladas.

Sabías qué...

Existe un término danés, muy arraigado a la cultura y costumbres, así como a la forma de vida danesa. Se trata del “Hygge“, un concepto que simboliza el equilibrio de la mente y la tranquilidad que produce estar en un ambiente cálido y agradable: café, un té humeante, velas, música suave… todo aquello que proporciona paz y tranquilidad.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (102 votos, promedio: 4,04 de 5)
Cargando…