Pueblos con encanto en Asturias

Asturias es una pequeña pero muy rica región del norte de España, en la cual es posible encontrar una enorme diversidad de paisajes al cual más sorprendente. Una de las ventajas que presenta esta región es la posibilidad de disfrutar tanto de la belleza de su montaña salvaje y llena de vida, como de la indómita costa cantábrica cuyas aguas bañan algunos de los pueblos más bonitos de Asturias y de España.

Existe una enorme variedad de pueblos y rincones de los que disfrutar. Tanto para los amantes de la naturaleza como para los amantes del mar, los pueblos más pintorescos y bellos de Asturias no defraudarán al viajero.

Pueblos de montaña

El paisaje montañoso del Principado de Asturias se caracteriza especialmente por altos y escarpados picos que se asoman hacia el Mar Cantábrico, formando paisajes llenos de verdor, ricos en fauna y rincones fascinantes, muchos de los cuáles surgen por sí solos ante el asombro de los visitantes. Rincones que no aparecen en las guías, y que guardan pueblos llenos de tradición.

Taramundi

En la parte más occidental de Asturias, lindando con Galicia se encuentra el pequeño municipio de Taramundi, un lugar en el que aún hoy es posible disfrutar de costumbres y antiguos oficios que siguen siendo hoy día uno de sus principales atractivos.

Sus casas aún conservan su diseño original de piedra y pizarra, y el entorno que le rodea salpicado de frondosos bosques de robles y castaños, montañas y valles lo convierten en un destino ideal para los amantes del turismo rural.

Cangas de Onís

A las puertas del Parque Nacional de los Picos de Europa se encuentra el pequeño pueblo de Cangas de Onís, primera capital de Asturias en el período de la Reconquista. Tiene el privilegio de contar con uno de los puentes más famosos del principado. Hoy día es uno de los destinos preferidos por los turistas para visitar los Lagos de Covadonga y gran parte de los Picos de Europa.

Cabrales

En la parte oriental de Asturias, cerca de los Picos de Europa se encuentra Cabrales, una pequeña localidad de la cual destaca su famoso queso de Cabrales, elaborado de la forma más tradicional. Aun hoy día es posible ver a los pastores cada día subir a los valles que rodean la localidad con sus rebaños, al estilo más tradicional, como si el tiempo no hubiese pasado nunca. Sus calles invitan a dejarse llevar por la belleza de sus valles y montañas, un lugar en el cual se respira paz y tranquilidad en cada rincón.

Bulnes

Considerado uno de los pueblos de montaña más famosos de Asturias, el mirador perfecto desde el cual es posible deleitarse con las montañas más altas de la zona. El paisaje en invierno lo convierten en un rincón espectacular, que además ofrece un funicular para los visitantes.

Pueblos marineros

Asturias cuenta con un total de 354 kilómetros de costa a lo largo de los cuáles es posible visitar los pueblos marineros con más tradición de todo el principado. Sus hermosos acantilados y playas ofrecen una magnífica postal que acrecienta su belleza en las primeras y últimas horas del día, donde el romper de las aguas se convierte en uno de los sonidos más relajantes que el Mar Cantábrico ofrece a sus visitantes.

Cudillero

La localidad de Cudillero es una de las más conocidas de Asturias. Como si de un enorme anfiteatro se tratara, las coloridas casas de Cudillero enclavadas en la ladera de una montaña, conforma un hermoso mirador hacia el mar. Desde aquí es posible visitar la Playa del Silencio, un lugar en el que la paz se hace presente, acompañada de un hermoso paisaje de acantilados e islotes.

Lastres

La pequeña villa marinera de Lastres, en el concejo de Colunga, es un lugar ideal para pasear y disfrutar de la brisa del mar. Sus calles aún conservan el trazado original con caminos estrechos y empinados, dando la impresión de que las casas vuelcan sus tejados hacia el mar. El puerto de Lastres es sin duda una de las fotografías imprescindibles, un lugar en el que cada día atracan medio centenar de pequeñas embarcaciones.

Luarca

Conocida como la Villa Blanca de la Costa Verde, Luarca se sitúa en el concejo de Valdés y es una de las localidades asturianas con más vida de toda la región. Lugar de nacimiento del prestigioso científico Severo Ochoa, destaca su paisaje de casas blancas, y las clásicas tabernas asturianas conocidas como “chigres”, en las cuáles no hay que dejar escapar la ocasión de degustar la famosa sidra que tanto prestigio ha dado a la región de Asturias.

Ribadesella

Además de ser uno de los pueblos costeros más bellos de Asturias, Ribadesella es una localidad en la que aún se conservan restos de asentamientos prehistóricos. Una de las rutas más apasionantes de la zona es conocida como los Acantilados del Infierno, un lugar en el que divisar un espectáculo único de vuelo de gaviotas que sorprende al viajero en un paseo inolvidable.



Los pueblos de Asturias cuentan, además de con una belleza propia y un encanto especial, una fantástica oferta de actividades para el viajero. Cada uno de ellos cuenta con un enclave especial desde donde es posible visitar lugares donde la naturaleza regala al visitante estampas llenas de vida.

Turismo de costa, cultural, de ciudad o gastronómico, Asturias es un pequeño tesoro que conserva lo mejor del mar y de la montaña para disfrute del viajero, lugares en los que pasear, meditar y descansar.

Sabías qué...

Asturias es una de las regiones españolas en las cuáles se encuentra un mayor número de restos prehistóricos, especialmente huellas de dinosaurio. Tal es la importancia que se le da al pasado prehistórico de esta zona que en muchas de las localidades que salpican su geografía es posible acceder a cuevas y museos que recuerdan a sus más antiguos antepasados.