Saltar al contenido

Qué visitar en Asturias en 5 días

Situada al norte de España, Asturias es una pequeño principado que mira al mar, entre paisajes asombrosos, y lugares llenos de historia y tradición. En un viaje a Asturias durante 5 días, descubrirás increíbles paraísos naturales, pueblos ancestrales, la mágica costa cantábrica, así como una cultura marcada por un rico patrimonio civil y religioso.

Asturias ofrece numerosas rutas que te permitirán recorrer los lugares más emblemáticos y aquellos rincones imprescindibles que no puedes dejar escapar. Respirar el aire puro de su naturaleza, vivir las tradiciones de sus calles y pasear junto al mar Cantábrico, se convertirán en algunas de las experiencias inolvidables que convertirán tu visita a este pequeño rincón en un recuerdo imborrable.

1º día: Gijón

Gijón es una de las ciudades más importantes de Asturias, y una de las más turísticas de la región. Además de contar con playas de gran belleza, ofrece al visitante un importante legado cultural, del cual cabe destacar:

Barrio antiguo de Cimadevilla

Muy cerca de la playa de San Lorenzo se encuentra este barrio emblemático de pescadores que aun conserva la esencia del pasado. Aquí, el visitante tendrá la oportunidad de visitar algunas de las sidrerías más importantes de la ciudad, así como otros monumentos de gran valor histórico cómo el Palacio Valdés, antigua residencia del escritor Melchor Gaspar de Jovellanos o el Hospital de Peregrinos, al cual acudían los caminantes que realizaban el camino de Santiago.

Cerro de Santa Catalina

Una subida al Cerro de Santa Catalina, permitirá al visitante disfrutar de algunas de las vistas más asombrosas de la ciudad, desde donde además es posible visitar algunos restos de lo que fué la muralla romana.

2º día: Parque Nacional de los Picos de Europa

A 130 kilómetros de Gijón se encuentra uno de los parajes naturales más asombrosos de todo el país, el Parque Nacional de los Picos de Europa. Visitarlo en un solo día, no es suficiente para conocer el corazón de este regalo de la naturaleza, pero si es posible visitar rincones llenos de gran belleza tales cómo:

Lagos de Covadonga

Los Lagos de Covadonga son el paraíso para los amantes de la calma, la paz y el sosiego. La tranquilidad de sus aguas, la belleza y cercanía de sus cumbres, y la mágica bruma que rodea el entorno de los lagos, convierten a este lugar en un auténtico rincón en el que disfrutar de una postal espectacular 

Descenso del Sella

Los amantes de los deportes de riesgo, disfrutarán de una de las experiencias más apasionantes que los Picos de Europa ofrecen sus visitantes, el Descenso del Sella. Durante el descenso, es posible realizar varias paradas para admirar el paisaje, dar un paseo o almorzar.

3º día: Llanes y Ribadesella

Los pueblos asturianos de Llanes y Ribadesella, se encuentran a poco más de 30 kilómetros de distancia entre ellos, y son dos de los pueblos costeros con las playas más bonitas de Asturias, balcones emblemáticos al mar Cantábrico.

Ribadesella

Esta bonita localidad costera guarda un interesante secreto en una de sus playas más famosas y concurridas, la Playa de Santa Marina. Aquí, el visitante podrá descubrir asombrosas huellas de dinosaurio. Cerca de Ribadesella, resulta muy interesante adentrarse en el pueblo Cuevas del Agua, al cual se accede a través de una curiosa cueva natural.

Llanes

Nada más y nada menos que 30 kilómetros de playa reciben al visitante a su llegada a Llanes, un pueblo rodeado por la Sierra del Cuera, la puerta de entrada a los famosos Picos de Europa. Esta localidad alberga en su interior un rico pasado marinero, cultural y prehistórico lleno de historia que no defraudará.

4º día: Parque Natural de Somiedo

El Parque Natural de Somiedo, es una de las reservas naturales de la Cordillera del Cantábrico, y el hábitat natural de oso pardo. Somiedo es la más viva estampa de lo que representan los espacios montañosos en Asturias, naturaleza en estado puro. Bosques frondosos y pastos kilométricos integran un paisaje lleno de vida en el que encontrarse con un oso, un zorro rojo o una nutria en plena libertad, forma parte de las increíbles sorpresas que este lugar depara al viajero.

5º día: Oviedo

Finalmente, no se puede abandonar Asturias sin visitar su capital, Oviedo, cuyos orígenes se remontan a la época de la Alta Edad Media. Estrechas callejuelas conforman gran parte del casco histórico, en el que cada rincón alberga un trozo de historia. Destacan el Teatro Campoamor, lugar donde se celebra cada año la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, así como la Catedral de estilo gótico, o las iglesias de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, de período prerrománico y consideradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Asturias es uno de esos pequeños rincones, en los que es posible encontrar numerosos tesoros. Mezcla de contrastes, es asombrosa tanto en espacios naturales, como en paisajes marineros, tanto en joya arquitéctonicas como en tradiciones. Un lugar en el que dejarse llevar por la magia de la montaña o el sonido de las aguas del misterioso Mar Cantábrico, forma parte de las experienciás únicas que todo visitante debería guardar en su memoria.

Sabías qué...

Asturias, es la mayor región productora de sidra del mundo (bebida alcohólica elaborada a partir de manzana fermentada), y el 70% de la producción se concentra en esta región.Y es que solo en esta zona de España se concentran nada más y nada menos que un total de 500 variedades de manzana diferentes.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…