Los 8 hoteles más originales de Francia

Francia, un país lleno de contrastes donde es posible encontrar alojamientos sorprendentes

Francia cuenta, entre otros muchos atractivos, con ciudades llenas de vida, historia y sobre todo extraordinaria belleza. De norte a sur, merece la pena descubrir Francia paso a paso, ciudad a ciudad, rincón a rincón.

Y para mejorar aún más cada visita, nada mejor que alojarse en alguno de los hoteles más originales y asombrosos del país galo. Hoteles inmersos en los rincones naturales más especiales del país, hoteles que ofrecen nuevas sensaciones, o aquellos situados en los lugares más insospechados.

En definitiva, se trata de lugares que te sorprenderán y seguro harán de tu viaje alrededor de Francia una experiencia para recordar. Vamos a conocerlos.

Los 8 hoteles más originales de Francia
  • 1

    Hotel l’Ecurie (Morzine)

    Hotel l’Ecurie (Morzine)

    El Hotel l´Ecurie, ofrece al visitante la posibilidad de alojarse en la famosa región de los Alpes franceses, junto a la pista de esquí de Morzine-Avoriaz, lugar donde se llevan a cabo importantes campeonatos del mundo del deporte blanco. Este hotel de estilo rústico fue en anteriores épocas un granero, luego más tarde transformándose en establos, hasta que finalmente pasó a convertirse en el presente en fabulosos chalets.

    Lo mejor de todo es que el hotel sigue conservando prácticamente la estructura original, caracterizada por los techos de madera de pino y las paredes de piedra. Este singular rincón de los Alpes es uno de los lugares ideales para disfrutar de un alojamiento cálido y acogedor que aún conserva todo el aroma a historia y tradición.

  • 2

    Hotel Le Seven (Paris)

    Hotel Le Seven (Paris)

    El Hotel Le Seven, en la ciudad de París, es un auténtico paraíso para los amantes de las tecnologías así como de la decoración de tipo funcional y minimalista. Un cúmulo de sensaciones reciben al visitante entre camas que parecen levitar, una pantalla en 3D con burbujas que parecen reales, luces que cambian en función de la hora del día, e incluso un mando que permite seleccionar a través de una serie de botones el aroma de la habitación.

    Sorpresa tras sorpresa, pocos hoteles son capaces de asombrar al visitante tanto como el Hotel Le Seven, toda una proeza tecnológica que consigue que cada habitación se convierta en un pequeño mundo absolutamente mágico.

  • 3

    Hotel Villa Hamster (Nantes)

    Hotel Villa Hamster (Nantes)

    El Hotel Villa Hamster, en la ciudad de Nantes, cuenta con la capacidad de poder transformar a sus visitantes, como si hubiesen sido tocados por una varita mágica, en auténticos hámster. Este curioso lugar, ofrece únicamente una habitación; eso sí, con todos los accesorios imprescindibles para que el huésped, además de sentirse como un auténtico roedor, pueda disfrutar de todas las comodidades que tan “adorables” animalitos agradecerán.

    Granos de cereales para saciar el hambre, agua potable en el interior de un tubo, una rueda para pasar largos ratos paseando, e incluso un simpático disfraz de hámster son algunos de los detalles que marcan la diferencia con cualquier otro lugar. Quizá no aporta toda la comodidad que esperamos, pero sin duda es una original forma de sentirse roedor por un día.

  • 4

    Au Vieux Panier (Marsella)

    Au Vieux Panier (Marsella)

    Los aficionados a las pinturas callejeras o graffitis tienen su espacio en el original hotel Au Vieux Panier, en Marsella. Aquí los aficionados a este tipo de “arte urbano” han dado rienda suelta a su imaginación para crear habitaciones y estancias llenas de color y sobretodo mucha originalidad.

    Pintores, artistas y distintos diseñadores gráficos han colaborado en la decoración de cada una de las habitaciones en las que el visitante pasará un largo rato descifrando letras, mensajes e incluso la firma de sus autores. Divertido, colorido y sobre todo artístico, es un imprescindible en tu próxima visita a Marsella.

  • 5

    Le Moulin du Roc (Dordogne)

    Le Moulin du Roc (Dordogne)

    El original hotel Le Moulin du Roc, en Dordogne, ofrece un hospedaje ideal para los viajeros más románticos. Este pequeño y acogedor lugar se asemeja en su interior a un pequeño y coqueto palacio, cuya ubicación goza de un entorno espectacular. El hotel se encuentra en un antiguo molino del siglo XVII y cada una de las habitaciones ha sido cuidadosamente decorada con vigas de madera y un mobiliario de excelente gusto.

    Le Moulin du Roc es un hotel absolutamente encantador, que se convertirá en el refugio más preciado de los amantes más empedernidos.

  • 6

    Le Chalet Tournesol (Provence)

    Le Chalet Tournesol  (Provence)

    Situado en la pequeña localidad de Chauffayer, en la región de la Provenza, Le Chalet Tournesol es una original casa de madera de forma circular, la cual ha sido pensada para que actúe al igual que si se tratara de un girasol. De este modo, a lo largo del día la casa va girando en función de la posición del sol.

    Le Chalet Tournesol cuenta en su interior con cuatro habitaciones además de un jacuzzi, y su ubicación privilegiada, a 900 metros sobre el nivel del mar, permite disfrutar de un entorno natural privilegiado con imponentes montañas a su alrededor, que transmite paz y tranquilidad.

  • 7

    Bubble Tree (Deauville)

    Bubble Tree (Deauville)

    En la localidad costera de Deauville se encuentra uno de los hoteles más insólitos de Francia. Se trata del Bubble Tree, un nuevo concepto de alojamiento, que permite al visitante alojarse en el interior de una burbuja completamente transparente, a través de la cual puede disfrutar de la experiencia de dormir bajo un manto de estrellas, o disfrutar de un inolvidable atardecer sin salir de la habitación.

    El pequeño hotel Bubble Tree no es el lugar ideal para disfrutar de privacidad, sin embargo se trata de una nueva forma de disfrutar de un alojamiento diferente inmerso e integrado plenamente en la naturaleza.

  • 8

    Hotel Les Roulottes (Ouroux)

    Hotel Les Roulottes (Ouroux)

    En la localidad de Ouroux, región del Ródano-Alpes, se encuentra Les Roulottes, un alojamiento muy singular, el cual tiene su origen en los antiguos vagones que servían de alojamiento y que formaban parte de caravanas de la población gitana de hace muchos años. En concreto se trata de tres vagones, cuidadosamente reconstruidos, cada uno de los cuales cuenta con un diseño completamente diferente, pero que tienen en común un diseño de muebles en su interior al estilo Art Noveau.

    Por un lado, se encuentra el vagón de los enamorados (Roulotte des Amoureux), de la década de los 50 y decorado con telas de color rojo y espejos, el cual ofrece un ambiente cálido e íntimo. El segundo vagón es el del tiovivo (Roulotte des Manèges), un nombre que hace referencia al uso que tuvo durante los años 20, época en la cual recorrió todas las ferias del norte de Francia. El tercer y último vagón es el de las estrellas (Roulotte des Étoiles), con un diseño muy exótico inspirado en la India. Tres alojamientos con un origen común y diversas experiencias en su interior, con la posibilidad de ver animales como caballos y ovejas en los alrededores.

Francia cuenta con una variada oferta de alojamiento. Cada pequeña ciudad y cada pequeño rincón cuenta con espacios y hoteles de todo tipo que permitirán al viajero disfrutar de vivencias completamente diferentes unas de otras, haciendo de su viaje un recuerdo imborrable. 

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…