Los 10 mayores peligros al visitar Estambul

Estambul, bañada por las aguas del Bósforo, es una de las ciudades más grandes de Europa y la más importante de Turquía. Entre Oriente y Occidente, Estambul alberga en su interior una asombrosa mezcla que combina la belleza de sus palacios y mezquitas con barrios llenos de vida en los que el aroma a especias nos transporta a la parte más exótica de la ciudad turca.

Europa y Asia en una misma ciudad. Una mezcla que asombra y atrae a viajeros que buscan encontrar en Estambul una nueva experiencia. Sin embargo la variedad de culturas y costumbres del país obligan a tomar ciertas precauciones de modo que el viaje transcurra sin sorpresas. Descubre cuáles son esos peligros y cómo evitarlos.

1

Cuidado con los billetes


Cuidado con los billetes

Uno de los engaños más frecuentes a los que debemos evitar enfrentarnos en Estambul es el conocido como “cambiazo de los billetes“. Este consiste en la confusión que para muchos turistas se sucede con respecto a los billetes de 50 liras y los billetes de 5 liras ya que en apariencia resultan muy similares. 

Este similitud es aprovechada por muchos taxistas, o propietarios de tiendas, bares y restaurantes ya que al entregar el billete de mayor importe, nos indican con una sonrisa que hemos entregado el de menor valor. Es importante comprobar el importe del billete antes de pagar y no perderlo de vista con el fin de que no nos intenten hacer el cambio.

2

Evitar el agua del grifo


Evitar el agua del grifo

En Estambul lo más recomendable es tomar agua embotellada, ya que a pesar de que en muchas zonas el agua está filtrada y se considera segura, lo cierto es que el estado de las tuberías no es el más recomendable. Por otro lado el agua del grifo no tiene buen sabor de modo que, teniendo en cuenta que gran parte de las enfermedades que se contraen en el país provienen del agua lo más saludable es optar por el agua en botellas.

3

Evitar paquetes cerrados o de dudosa procedencia


Evitar paquetes cerrados o de dudosa procedencia

El consumo de droga así como su comercialización son prácticas duramente penadas en Estambul y de igual modo ocurre en el resto del país. Es importante evitar el ofrecimiento de cualquier paquete cerrado o cuya procedencia no conozcamos. No se deben de hacer favores a gente desconocida y ni mucho menos aceptar cualquier tipo de trato u ofrecimiento.

El consumo de droga así como su posesión están penados con entre uno y dos años de prisión. De igual modo tanto la importación como la exportación están penadas con multa y penas de cárcel que van desde los seis hasta los veinte años.

4

Las mujeres deben evitar estar solas


Las mujeres deben evitar estar solas

En Estambul el 98% de la población es musulmana por lo que existen ciertas prácticas muy rígidas en el trato hacia la mujer de esta religión. Es por ello que muchos varones aprovechan la llegada de turistas extranjeras para intentar establecer relación con ellas. Con el fin de evitar molestias innecesarias es importante evitar caminar sola, pasar lo más desapercibida posible con ropa que no destaque y maquillaje natural. A ser posible es importante alojarse en la zonas más modernas de la ciudad ya que son más seguras y están mejor iluminadas.

En el caso de que que alguien intente entablar una conversación que incite a conocer a esa persona con frases como “¿de dónde eres?”, o “¿estás sola?”, siempre hay que responder de forma que cortemos la conversación rápidamente pero de forma cortés y educada. 

5

Cuidado con las recomendaciones callejeras


Cuidado con las recomendaciones callejeras

En Estambul es muy común que algunos viandantes invadan el espacio de los turistas con el fin de hacerle diferentes recomendaciones acerca de cual es el mejor restaurante, los taxis más económicos o las tiendas más baratas. Lo cierto es que esto no es más que una práctica que enmascara un interés económico por parte de la persona que realiza el ofrecimiento y en algunos casos no son más que timos que incitan a llevar al viajero a su propio terreno para conseguir una compensación a cambio.

Lo más recomendable en estos casos es evitar dar pie a continuar la conversación y no desviarnos de nuestro planning turístico inicial.

6

No se debe de hablar mal de Atatürk


No se debe de hablar mal de Atatürk

Cada 19 de mayo se produce en el país y en Estambul una de las celebraciones más importantes del año, el día de Atatürk en honor a Mustafa Kemal “Atatürk”, el fundador de la moderna República de Turquía. Todas las banderas del país se izan a media asta en honor a este importante personaje de la historia turca y a las 09:05 se produce uno de los momentos más emotivos de la celebración cuando todo el país se paraliza para conmemorar durante dos minutos la hora en la que se anunció la muerte de Mustafa Kemal Atatürk el 10 de noviembre del año 1938. 

Este importante mandatario es querido e idolatrado por la población turca por lo que en ningún caso debemos de realizar comentario negativo o irónico alguno acerca del que es considerado como el fundador de Turquía.

7

Parejas homosexuales, conviene evitar las muestras de cariño


Parejas homosexuales, conviene evitar las muestras de cariño

Estambul es una ciudad musulmana y como tal es muy reacia a ciertas prácticas que en otros países pasan inadvertidas al ser consideradas normales. En este sentido nos referimos especialmente a las parejas homosexuales quienes deben de cuidarse de profesar su amor en público. 

Y es que a pesar de que Estambul es una ciudad moderna y abierta, aún se muestra reacia a este tipo de manifestaciones en algunas zonas, de hecho la celebración del Día del Orgullo Gay se ha visto numerosas veces salpicada por importantes disturbios policiales que han causado numerosos accidentes. La discreción es la clave para evitar problemas.

8

Respetar las costumbres de las mezquitas de culto


Respetar las costumbres de las mezquitas de culto

Uno de los atractivos turísticos más importantes de Turquía lo encontramos en las fabulosas mezquitas de Estambul las cuales nos ayudan a adentrarnos en el Islam a la vez que nos permite admirar su majestuosa y cuidada arquitectura. Sin embargo existen algunas pautas que debemos de tener en cuenta a la hora de adentrarnos en algunos de estos edificios religiosos.

En este sentido debemos de prestar especial atención a la vestimenta que en el caso de las mujeres especialmente exige cubrir el cabello así como el resto del cuerpo. Por otro lado, las mujeres deben de situarse en zonas diferenciadas a las de los hombres, generalmente en la parte más al fondo de la mezquita donde apenas se las puede divisar.

El quebrantamiento de las costumbres al visitar una mezquita puede ser causa de enfrentamientos por parte de las personas musulmanas por lo que debemos de evitar cualquier conflicto adaptándonos a sus leyes. 

9

Evitar a los limpiadores de zapatos


Evitar a los limpiadores de zapatos

Uno de los timos más frecuentes en Estambul es el del limpiabotas en el que es frecuente que los viajeros caigan en el error de ayudar a uno de estos “timadores” a recoger algo que “accidentalmente” se ha caído la suelo. En agradecimiento ofrecen al viajero un servicio gratuito para limpiarle los zapatos, algo que finalmente no resulta ser gratis y que por el contrario tiene un precio bastante elevado. Además suelen estar respaldados por otros timadores que obligan al pago de la deuda.

Lo mejor en estos casos es hacer caso omiso y continuar sin atender las peticiones o los supuestos objetos caídos al suelo de este tipo de personas.

10

Evitar las multitudes


Evitar las multitudes

Evitar los lugares en los que a determinadas horas de día se concentra un gran número de personas es la mejor forma de esquivar posibles accidentes que pueden acabar con un bonito día de turismo. Este tipo de situaciones son aprovechadas por algunas personas para realizar robos a los turistas más despistados. 

Lo ideal es elegir aquellas horas del día en el que los sitios más turísticos están menos frecuentados de modo que podamos caminar sin problema y en el que la concentración de personas es mucho menor. En cualquier caso nunca hay que perder de vista las pertenencias para que, en el caso de acudir a un lugar concurrido, siempre se encuentren a salvo.



Estambul es una ciudad muy especial que merece la pena visitar varias veces para poder disfrutar plenamente de toda su esencia. Pero de igual modo es una ciudad muy arraigada a sus tradiciones las cuáles hay que conocer y respetar. Con esta serie de recomendaciones no tendremos problema en disfrutar a fondo de todo lo que este fabuloso rincón dividido entre dos continentes tiene que ofrecernos.

Sabías qué...

Para evitar timos con los taxistas de Estambul, controla que éstos cuenten con taxímetro, que éste no se manipule durante el viaje o bien que el precio quede pactado antes de hacer el trayecto.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (222 votos, promedio: 4,03 de 5)
Cargando…