Los mejores lugares para pasar la luna de miel en Brasil

La luna de miel es uno de los momentos que muchas parejas esperan para relajarse y disfrutar de un destino especial. Brasil se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los destinos más deseados por los recien casados, dados los innumerables atractivos de los que dispone.

Si hay algo que caracteriza al país brasileño es su buen clima, playas fabulosas, buena música y gastronomía, ciudades animadas y también pequeños rincones poco conocidos que guardan un encanto especial para aquellas parejas de enamorados que acuden en la búsqueda de paraísos apartados y encantadores.

1

Angra dos Reis

Angra dos Reis

A solo 180 kilómetros de Rio de Janeiro se encuentra el pequeño paraíso playero conocido con el nombre de Angra dos Reis, el cual da paso a las islas de la Costa Verde brasileña.

Esta zona se caracteriza por una costa de montañas poblada de una espesa selva verde que alberga en su interior pequeñas playas escondidas. En Angras dos Reis podrás disfrutar de nada más y nada menos que un total de 365 islas y más de 2.000 playas, cada una de ellas con una personalidad diferente, destacando las islas de Ilha do Maia, Botinas o Ilha Grande.

Angra dos Reis es el lugar ideal para los aficionados al snorkel y el buceo, ya que aquí es posible encontrar una enorme variedad de especies marinas como peces de colores o fabulosos corales. Algo que no debes de perderte en tu viaje romántico o de luna de miel en Brasil son sus atardeceres, los cuales son diferentes en cada isla. Angra dos Reis es el lugar perfecto para relajarse, disfrutar del entorno y admirar todo lo que la costa brasileña ofrece a sus visitantes.

2

Trancoso

Trancoso

Trancoso, ubicado a 30 kilómetros de Porto Seguro, al sur del norteño estado de Bahía, es uno de los pequeños paraísos brasileños más encantadores y pintorescos que encontraremos, caracterizado por sus bellos acantilados, y sus playas de arrecifes flanqueadas por los cocoteros.

Merece la pena pararse en Trancoso para admirar sus pequeñas casitas de colores, así como su bonito casco histórico, el cual fue creado alrededor de una pequeña iglesia que data del siglo XVI, aunque su principal atractivo turístico se encuentra en las playas.

Cabe destacar principalmente la Playa dos Nativos, la cual aúna la parte más animada y concurrida del sector con varios bares y restaurantes, teniendo también una zona de playas más solitaria y tranquila conforme nos trasladamos al sur. No menos especial resulta la Praia do Espelho, la cual cuenta con acantilados y un entorno de ensueño con un mar de aguas azuladas, arena blanca, arrecifes y fabulosas piscinas naturales.

3

Florianópolis

Florianópolis

Al sur de Rio de Janeiro se encuentra uno de los rincones más populares para pasar una inolvidable luna de miel. Se trata de Florianópolis, situada entre Sao Paulo y Porto Alegre.

Gran parte de esta maravillosa isla sigue aún cubierta por la selva primitiva por lo que muchos lugares aún tienen la suerte de conservar algunos senderos que nos llevarán a disfrutar de este privilegiado entorno natural desde algunos puntos como Costa Lagoa o Lagoa do Perí, donde además de poder bañarnos en sus aguas cristalinas podremos disfruta de la flora y fauna del lugar, entre los que se encuentra el mono capuchino o el cocodrilo.

Si queremos cambiar de ambiente, nada mejor que acercarnos hasta el centro de Florianópolis, donde podremos dar un paseo entre sus señoriales edificios como el Palacio de Cruz de Sousa, o el tradicional mercado público donde podremos degustar especialidades de la zona. Para la noche, nada mejor que cenar en las orillas de la Lagoa da Conceição, con una buena oferta de restaurantes chics y bares.

Finalmente, no podemos olvidarnos de visitar el Morro da Cruz, un montículo situado a algo más de 200 metros de altura desde donde obtendremos las más bellas vistas sobre las islas de la costa.

4

Salvador de Bahía

Salvador de Bahía

Si hay una ciudad en Brasil realmente especial e ideal para disfrutar de la luna de miel, esa es Salvador de Bahía, ciudad multicultural que en su día fue capital del país brasileño.

Salvador de Bahía se distingue del resto de ciudades brasileñas por su ambiente cosmopolita y la mezcla de culturas presente tanto en sus costumbres como en sus monumentos y especialidades gastronómicas. Además tiene el privilegio de ser uno de los principales centros culturales del país. Destaca especialmente el casco antiguo, el cual es popularmente conocido con el nombre de Pelourinho. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y cuenta con la mejor colección de construcciones de estilo colonial de toda América Latina, entre las cuales podremos ver palacios, iglesias, y mansiones de los siglos XVI y XVII.

Salvador de Bahía cuenta demás con flamantes playas, siendo una de las más populares la Playa de Porto de Barra, caracterizada por tranquilas aguas cristalinas, el lugar perfecto para disfrutar de inolvidables atardeceres. Si quieres ir a playas no urbanas ( y menos visitadas, especialmente en los días de semana), es posible hacer un paseo por el día a la Praia do Forte, famosa por la conservación de tortugas y arenas blancas junto a las plameras. 

5

Domingos Martins

Domingos Martins

En el estado brasileño de Espírito Santo se encuentra la localidad de Domingos Martins, justo en la cima de la montaña Capixaba.

El encanto de Domingos Martins radica principalmente en sus alrededores, en los cuales nos encontraremos con un fabuloso entorno natural salpicado de valles, montañas y el Parque Estadual de Pedra Azul, llamado así por el enorme promontorio rocoso en torno al cual crece el parque, cubierto por musgo de color azulado. Numerosos senderos recorren este parque al final de los cuales llegaremos a hermosas cascadas y piscinas naturales.

Si por el contrario prefieres conocer un poco más de la historia de este bonito lugar, acércate a la Casa Cultural Domingo Martins donde descubriremos las influencias europeas de la ciudad, fruto de la llegada de inmigrantes alemanes e italianos. Y para disfrutar del encanto del lugar, nada mejor que aprovechar para dar un paseo por la plaza más bonita de Domingos Martins, Praça Arthur Gerhardt y aprovechar para tomar el sol en algunas de sus acogedoras terrazas.

6

Fernando de Noronha

Fernando de Noronha

Fernando do Noronha es conocido entre otras cosas por ser el lugar ideal para los amantes del buceo, al ser uno de los lugares en los que más diversidad de fauna marina se concentra. Aquí es posible divisar tiburones, tortugas y rayas entre otras muchas especies. Es por ello que está considerado como uno de los mejores destinos para practicar el ecoturismo.

Un total de 21 islas conforman este archipiélago, cuyas aguas se caracterizan por ser cálidas y muy claras, lo que garantiza una buena visibilidad durante la práctica totalidad del año.

Algunas de sus playas, prácticamente desiertas se convierten en el refugio perfecto para las parejas que acuden en la búsqueda de un lugar solitario y tranquilo. Prueba de ello es la playa situada en Baia do Sancho, cuyo entorno resulta uno de los más envidiables de la zona.

7

Monte Verde

Monte Verde

Ubicada en el estado de Minas Gerias al sureste del país, Monte Verde es una de las ciudades más especiales de Brasil. Situada a 1,600 metros de altitud, Monte Verde nos dará la sensación de habernos trasladado a una bonita ciudad europea de los Alpes Suizos, siendo una de las ciudades más románticas de Brasil.

Sus casas guardan el estilo típico de las casas de montaña europeas, una influencia que han conservado desde los primeros pobladores llegados desde Europa en el siglo pasado, concretamente alemanes, suizos e italianos.

Uno de los lugares más frecuentados de Monte Verde es la zona de la noria, desde la cual obtendremos fabulosas vistas de la Sierra de Mantiqueira. En los meses más fríos del año, es frecuente que nieve en esta zona, lo cual la convierte en una ciudad aún más especial y romántica en estas latitudes.

El Orquidiario es otra de las visitas imprescindibles, donde podremos disfrutar de nada más y nada menos que una enorme colección con 1,500 especies de orquídeas y 150 especies de plantas carnívoras. El precio de la entrada es de 2,60 dólares.



Brasil es un país alegre y lleno de lugares sorprendentes, lugares que pocas veces aparecen en las guías turísticas y que cuentan con todos los encantos necesarios para hacer de una luna de miel, una experiencia inolvidable.

Sabías qué...

Solo un 20% del Parque Estadual de Pedra Azul, en Domingos Martins, está abierto a las visitas, el resto es objeto de estudio.