8 platos mexicanos sólo para valientes

La comida mexicana es muy conocida en todo el mundo, tanto por el sabor tan característico de cada uno de sus platos como por las especias e ingredientes que sirven para aderezarlos. Original, y en ocasiones solo apta para estómagos muy preparados, sus platos han adquirido fama mundial.

Hoy hablaremos de algunos platos tradicionales, platos con historia, y platos que aún hoy siguen siendo estrellas de la gastronomía mexicana, y principales protagonistas de algunas de las celebraciones más importantes del país. El conocerlos es algo que no debes perder la oportunidad de saborear y disfrutar en tu próximo viaje a México.

1

Chile en nogada

Chile en nogada

El Chile en nogada es uno de los platos más populares de México, concretamente de la zona de Puebla. Se trata de un plato cuyo origen se estima fue creado por la antiguas monjas agustinas que habitaban el convento de Santa Mónica.

La forma de presentarlo representa los colores de la bandera mexicana: rojo, blanco y verde. Así, los ingredientes principales para elaborar el Chile en nogada son: chile poblano, fruta, carne de cerdo en picadillo, aderezada con diversas especias, salsa de nuez y granada.

Se trata de uno de los platos más elaborados de la gastronomía mexicana y un auténtico placer para el paladar.

2

Mole poblano

Mole poblano

Existen muchas formas y variedades del plato de Mole, sin embargo, el Mole Poblano es el más destacado y popular de México así como del estado de Puebla. Sus orígenes se remontan a la época precolombina cuando los aztecas preparaban este plato para los señores, aunque posteriormente se convirtió en el resultado de mezclar diferentes especias de origen hispánico y europeo, combinadas todas ellas con chocolate.

El mole consta de una gran cantidad de ingredientes, entre los que cabe destacar: chiles pasilla, ancho y mulato, manteca de cerdo, cilantro, pimienta negra, anís, canela, ajonjolí y chocolate.

Un imprescindible que no debes perderte si viajas a México.

3

Tlayuda oaxaqueña

Tlayuda oaxaqueña

Típica de los Valles de Oaxaca, es el plato conocido con el nombre de Tlayuda oaxaqueña. Se trata principalmente de una tortilla de gran tamaño que poco tiene que ver con las tortillas que conocemos comúnmente. Tiene una textura que puede ser un tanto complicada de masticar y digerir para los paladares que no están acostumbrados. Es muy común encontrarla en los mercadillos oaxaqueños.

La tlayuda oaxaqueña consta de varios ingredientes entre los que destacan los frijoles negros, lechuga, salsa picante de chiles, y chicharrón de puerco entre muchos otros.

Por otro lado, la tlayuda oaxaqueña es uno de los platos más fuertes de la gastronomía mexicana, así como uno de los más sabrosos.

4

Tinga de Res

Tinga de Res

La Tinga de Res es un plato con mucha tradición en México, especialmente en el estado de Puebla. Se trata básicamente de un guiso de carne con verduras y es muy común cocinarlo en el Día de la Independencia de México. 

Los ingredientes básicos para preparar la Tinga de Res son: falda de res, cebolla, tomate pelado para hacer la salsa, ajo cilantro y chile chipotle. Es conveniente que la carne sea deshebrada o deshilachada y se puede sustituir la carne de res por otro tipo de carne como por ejemplo pollo o cerdo.

Es común servirla con tortas de maíz, aguacates rebanados y guarnición de frijoles o lechuga.

5

Torta ahogada

Torta ahogada

En el estado de Jalisco, concretamente en la ciudad de Guadalajara, es muy popular el plato mexicano de torta ahogada. Su origen parece estar en un maestro tortero, comúnmente conocido con el nombre de “el güero”, quien las preparaba en la estación de tren de la ciudad. El nombre de ahogadas se debe a que se sumergían en salsa de chile para hacerlas aún más picantes.

Para elaborarlas es necesario utilizar un tipo de pan especial conocido con el nombre de “birote“, al cual se le añade carne de puerco previamente aderezada con salsa de chiles, vinagre y sal.

Se dice de este plato que es un excelente remedio para la resaca.

6

Pozole rojo de puerco

Pozole rojo de puerco

El Pozole es uno de los platos más característicos de la gastronomía mexicana, especialmente popular en los días de fiesta, sobre todo para cenar durante la noche de fin de año. La forma más tradicional de cocinarlo es con carne de puerco, aunque existen otras variantes que permiten hacer pozole verde o blanco en función de los condimentos que se le agreguen.

El Pozole rojo de puerco es el más popular de todos y consta básicamente de los siguientes ingredientes: carne de cerdo, chiles secos, maíz especialmente preparado para hacer pozole, salsa de chile triturado, orégano y limones.

Aunque la receta tradicional se realiza con carne de puerco, se puede sustituir por pollo o ternera.

7

Cochinita Pibil

Cochinita Pibil

La Cochinita Pibil es uno de los platos más famosos de México, especialmente de la zona de Yucatán que los mayas cocinaban utilizando un horno subterráneo de tierra. Llama especialmente su bonita presentación, envuelto en hojas de plátano, siendo una de las formas más características de preparar la comida en esta región.

Para su preparación se utiliza: pierna de cerdo, achiote, jugo de naranja, vinagre, comino, orégano, pimienta y sal. Se suele acompañar de cebolla morada.

Los mayas solían preparar este plato durante el Día de los muertos.

8

Sopes

Sopes

Los sopes son una de las delicias mexicanas, las cuales pueden encontrarse en múltiples variedades y que comúnmente son también conocidos con el nombre de “antojitos”. Se trata de una comida informal muy popular entre los mexicanos, que se consume especialmente entre comidas.

Los ingredientes de los sopes, también llamados de antojitos, varían mucho ya que admiten un gran número de variedades, sin embargo, los ingredientes más utilizados para su elaboración suelen ser: masa para hacer tortillas mexicanas, chorizo, pollo, lechuga, frijoles, queso, manteca de cerdo o guacamole.

Los antojitos o sopes mexicanos también pueden encontrarse por el nombre de pellizcadas o picaditas.



Algunos de los platos más populares de la comida mexicana se caracteriza por un sabor fuerte y picante, por lo que conviene tomarlos con moderación, especialmente si se trata de sabores poco familiares.

Sabías qué...

El libro Guinness de los Récords tiene registrada la “torta ahogada más grande del mundo”, la cual fue realizada en Guadalajara con unas dimensiones de 646 metros y 230 kilos de carne.