8 pueblos vascos con encanto

Su larga historia, sus tradiciones y un enclave único marcado por la combinación de mar, montañas, así como extensos y profundos valles, convierten al País Vasco en una de las regiones con más personalidad del territorio español.

Los pueblos vascos son uno de los grandes atractivos de esta región tan especial. Pueblos llenos de fabulosos rincones que encierran historias, costumbres, así como un legado cultural de enorme valor, el cual produce el orgullo de sus habitantes y la admiración de los viajeros que visitan esta bonita región.

Conoce los pueblos vascos con más encanto de la región.

1

Elantxobe (Vizcaya)

Elantxobe (Vizcaya)

En la parte nordeste de Vizcaya, a tan solo 50 kilómetros de la ciudad de Bilbao, se encuentra la bonita localidad de Elantxobe, la cual cuenta con poco más de 400 habitantes y se caracteriza por un pasado muy arraigado a la forma de vida de los marineros.

Los orígenes de este municipio se encuentran en el año 1524, y durante muchos siglos fue un importante punto estratégico para la defensa de la costa vizcaína.

Situado sobre un acantilado, cada una de sus casas constituye un fabuloso mirador con vistas a las aguas que bañan la costa vasca. Uno de sus atractivos turísticos se encuentra en los muelles del puerto pesquero, los cuales datan del año 1783.

Cada uno de los edificios de Elantxobe se encuentran escalonados mirando hacia el mar. Entre ellos cabe destacar la Iglesia de San Nicolás de Bari, dedicada al patrón de los marineros, o el edificio del Ayuntamiento de estilo neoclásico.

El entorno natural que rodea a la localidad de Elantxobe, ofrece un fabuloso paisaje que hoy día pertenece a la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

2

Durango (Vizcaya)

Durango (Vizcaya)

En pleno corazón de Vizcaya y rodeada de tres parques naturales (Urdaibai, Urkiola y Gorbea), se encuentra la localidad de Durango, la cual cuenta con un rico pasado histórico y cultural.

El centro histórico de Durango es uno de los lugares más importantes de la localidad, el cual aún conserva su antiguo trazado medieval. En su interior encontraremos el principal edificio religioso de Durango, la Iglesia de Santa Maria de Uribarri, que aúna estilos barrocos, góticos y renacentistas en su construcción.

Otro de los monumentos más representativos de este lugar es la Cruz de Kurutziaga, de estilo gótico y que mide alrededor de 4 metros de altura. En ella aparecen diversos episodios alegóricos a la redención humana en el Cristianismo.

Y para conocer aún más sobre el arte vasco y la historia de Durango, nada mejor que acercarse hasta el Palacio de Etxezarreta, donde se ubica el Museo de Arte e Historia de Durango.

3

Mundaka (Vizcaya)

Mundaka (Vizcaya)

En plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai, se encuentra la pintoresca localidad de Mundaka. Situada en Vizcaya, ha ido creciendo alrededor del puerto pesquero, que se ha convertido en el principal punto de reunión de sus habitantes.

Uno de los atractivos que más visitantes atrae a Mundaka es la Ermita de Santa Catalina, uno de los puntos más estratégicos de la localidad que ha ido adquiriendo numerosas funciones a lo largo de la historia, sirviendo como lugar en el que aislar a los enfermos de epidemias así como también para reunión de pescadores y almacén de munición.

Pero si hay algo que ha hecho que Mundaka adquiera una gran fama, especialmente entre los amantes de surf, es su famosa ola izquierda, considerada como una de las mejores del mundo. De hecho, es aquí donde se celebra una de las más importante pruebas del mundo, la Billabong Pro Mundaka que forma parte de la ASP World.

4

Getaria (Guipúzcoa)

Getaria (Guipúzcoa)

La localidad marinera de Getaria se encuentra en la parte central de la costa de Guipúzcoa y sirve de enlace entre tierra firme y el Monte de San Antón, el cual es conocido popularmente en la localidad con el nombre del Ratón de Getaria por su curiosa forma, la cual guarda cierta similitud con la figura de un roedor. Además, es una zona de importante valor paisajístico en la cual podremos disfrutar de una enorme variedad de árboles y plantas que ofrece las mejores vistas de la localidad.

En la parte más interior se encuentra el Monte de Gárate  y en el terreno que enlaza con la costa encontraremos enormes viñedos los cuales son conocidos por ser el lugar de donde proviene el vino más famoso del País Vasco, el Txakoli.

No hay que perderse la Iglesia de San Salvador, la cual está considerada como uno de los monumentos góticos más importantes de todo el País Vasco, ostentando el título de Monumento Nacional desde el año 1895. Tampoco hay que perderse una visita al Palacio de Aldamar, lugar en el que comenzó su andadura el famoso diseñador Cristóbal Balenciaga, y residencia de verano de los abuelos de la Reina Fabiola de Bélgica.

5

Hondarribia (Guipúzcoa)

Hondarribia (Guipúzcoa)

Ubicada entre la frontera con Francia y el que fuera el antiguo reino de Castilla, Hondarribia ha ocupado a lo largo de la historia un lugar estratégico cuya plaza se convirtió en el escenario de numerosos hechos históricos, especialmente durante los siglos XV al XVII.

A la entrada a Hondarribia nos encontramos con la Puerta de Santa María la cual da acceso al casco antiguo de la localidad, cuyas murallas datan del año 1.200. En la parte más alta encontramos la plaza más famosa de Hondarribia, la Plaza de Armas, desde donde se obtienen fabulosas vistas sobre el mar y sobre parte de la ciudad.

Para llegar a ella, la mejor forma de hacerlo es a través de la Calle Mayor, la más bonita y pintoresca de la ciudad.

La parte baja de la ciudad no queda exenta de un particular encanto. Se trata del Barrio de la Marina, el lugar más tradicional de esta localidad vasca típicamente marinera desde donde podremos disfrutar de las típicas casas de la arquitectura vasca.

6

Oñate (Guipúzcoa)

Oñate (Guipúzcoa)

En la provincia de Guipúzcoa se encuentra la señorial villa de Oñate, en la comarca de Alto Deva. Entre otras cosas, esta localidad es conocida por ser el lugar en el cual se fundó la primera universidad del País Vasco, la Universidad Sancti Spíritus, una de las más importantes representaciones de la arquitectura vasca.

Aunque sin duda alguna la más importante joya arquitectónica de Oñate es el Santuario de Arantzazu, el cual se alza sobre la parte alta de un precipicio. Es un impresionante edificio de estilo vanguardista que se alza con una gran verticalidad sobre un barranco. Situado dentro del parque natural Aizkorri-Aralar, ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar del fabuloso entorno natural que lo rodea.

Las cuevas de Arrikrutz son otra de las paradas imprescindibles en nuestra visita a Oñate, donde podremos admirar varios esqueletos y cráneos de panteras, osos y un esqueleto de un León de las Cavernas. El precio de la entrada es de 9 euros.

7

Tolosa (Guipúzcoa)

Tolosa (Guipúzcoa)

En el valle del río Oria, se encuentra la localidad de Tolosa, antigua capital de Guipúzcoa. Su interior guarda un importante legado arquitectónico, reflejo de las numerosas etapas históricas de la ciudad.

Así, podemos destacar el Palacio de Aramburu, de estilo barroco vasco que data del siglo XVII, y cuyo escudo representa a Miguel de Aramburu conocido por ser el responsable de recopilar los Fueros de Guipúzcoa en el año 1697, o el edificio del Ayuntamiento que supone la más clara representación de casa consistorial guipuzcoana.

Sin duda, la mejor forma de disfrutar de la belleza arquitectónica de Tolosa es paseando entre sus calles, desde donde además de descubrir sus rincones más especiales nos encontraremos con importantes obras de los más artistas de la región tales como Tomás Hernández Mendizábal, Jorge Oteiza o Eduardo Chillida.

8

Lekeitio (Vizcaya)

Lekeitio (Vizcaya)

Lekeitio, en Vizcaya, es una bonita villa marinera asentada en la ladera de los montes Otoio y Lumentza, y que cuenta con una importante manifestación arquitectónica destacando especialmente la Basílica de Santa María del siglo XV en cuyo interior se encuentran importantes tesoros de la arquitectura como sus enormes campanas con un peso aproximado de 3.000 kg que datan del siglo XVII o su retablo de estilo gótico-flamenco, uno de los más grandes de España.

El Faro de Santa Catalina es uno de los lugares ideales para disfrutar de la tranquilidad del mar, relajarse y disfrutar de las puestas de sol. Hoy en día es el único que puede visitarse en Euskadi, por lo que resulta una visita imprescindible para los amantes de la navegación. El precio de la visita guiada es de 6 euros.

No podemos olvidarnos la isla de San Nicolás, a la cual se puede acceder a pie, cuando la marea está baja. Las vistas desde lo más alto te harán disfrutar de una de las mejores panorámicas de Lekeitio.



La visita a los pueblos vascos son una de las mejores formas de conocer las más antiguas y tradicionales formas de vida de sus antecesores. Una cultura llena de pequeñas cosas por descubrir, así como un rico legado que merece la pena vivir desde dentro de sus plazas y sus calles.

Sabías qué...

La localidad de Getaria es muy conocida especialmente por ser el lugar de nacimiento de Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la vuelta alrededor del mundo.