Qué ver en Oporto en dos días

Oporto es la segunda ciudad más importante de Portugal seguida por Lisboa, conocida especialmente por la popularidad que ha alcanzado su excelente vino dulce. Pero además Oporto es una ciudad moderna y llena de vida cuyo centro histórico está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Hoy día Oporto se enorgullece de ser liberal y bohemia, cuna de importantes poetas y pintores que encontraron en este rincón portugués su inspiración. Los portuenses tienen fama de ser abiertos y acogedores, y el encanto de sus calles y paisajes la convierten en una de las ciudades más especiales que hay en Europa y que podrás descubrir en este recorrido de dos días de duración para conocer Oporto.

Primer día

Mañana

  • Comenzamos nuestro primer día en Oporto en Avenida dos Aliados una de las zonas más importantes y céntricas desde donde podremos llegar a los puntos más relevantes. En la Avenida dos Aliados encontraremos algunos de los edificios más importantes de Oporto como por ejemplo el Ayuntamiento, un majestuoso edificio del siglo XX en el que destaca el enorme reloj de carrillón. Otro de los edificios más especiales de la avenida es la Torre de los Clérigos, considerada la torre más alta de Portugal con 76 metros de altura. Desde aquí se obtienen algunas de las mejores vistas de Oporto aunque eso sí: para disfrutar de tan preciada recompensa es necesario subir alrededor de 200 escalones. El precio de la subida a la torre es de 3 euros.
  • Junto a la iglesia llegaremos a otro de los edificios más especiales de Oporto, la librería Lello, considerada una de las más bonitas y más antiguas de Europa. Su fundación se la debemos al francés Ernesto Chardron en el año 1869. A la entrada de la librería, hay dos enormes esculturas que simbolizan el arte y la ciencia y que dan dan la bienvenida al visitante. También puedes ver las columnas del edificio y podrás disfrutar de un paseo visitando los bustos de algunos de los más importantes literatos portugueses como Tomás Ribeiro, Guerra Junqueiro o Camilo Castelo entre otros. Las enormes vidrieras del edificio iluminan la estancia y si nos fijamos bien, todavía podremos observar en el suelo la señal de los raíles de las vagonetas utilizadas antiguamente para transportar los libros de una estantería a otra. Un lugar mágico en el que nos sentiremos protagonistas de un cuento. La entrada es gratuita.
  • Continuamos nuestro paseo por Oporto hasta llegar a la zona de la Estación de San Bento, la estación ferroviaria destacada. Cuenta con más de un siglo de historia y se edificó sobre las ruinas del Monasterio de San Bento cuando un incendio lo redujo a cenizas. Lo más llamativo de este lugar es el revestimiento de las paredes, con más de 20.000 azulejos que representan diversas escenas históricas relacionadas con Portugal.
  • Junto a la Estación de San Bento se encuentra la Catedral de la Sé de Oporto en el Barrio de Batalha. Su construcción se inició en el siglo XII. Se trata de una construcción sobria y elegante en cuyo interior destaca la belleza del claustro rodeado de azulejos en los que se representan diversas escenas religiosas, ofreciendo una espectacular imagen. La catedral está declarada Monumento Nacional, el precio de la entrada es gratuito y el precio del claustro es de 3 euros. En la plaza de la catedral podrás ver el pelourinho donde antiguamente se colgaban a los criminales, y donde eran expuestos a toda la ciudadanía para ser objeto de insultos y golpes. El pelourinho actual no fue utilizado, solo es una representación del que existió en su lugar.
  • Uno de los mejores lugares para tomar un aperitivo en Oporto, cerca de la catedral, es Bacchus Vini, el lugar ideal para comenzar a tomar contacto con los vinos de Oporto. Situado bajo el puente, puedes ver el Cais dos Guindais un restaurante que ofrece una amplia selección de vinos, quesos y embutidos que nos harán reponer fuerzas. No es un lugar para comer pero sí para disfrutar de la delicia de su producto estrella. Si por el contrario buscamos un sitio donde disfrutar de una comida más contundente no podemos dejar de visitar la Taberna dos Mercadores, un lugar pequeño y acogedor con una deliciosa comida digna de un restaurante gourmet, destacando especialmente la lubina a la sal o la ensalada de pulpo.

Tarde

  • La tarde comienza en la Rua Santa Catarina una de las arterias principales de Oporto donde podremos disfrutar de un ambiente inmejorable con cafés históricos, restaurantes, tiendas y artistas callejeros. Paseando por esta zona, podrás ver la Capilla de las Almas cuyo exterior destaca por su encantador revestimiento de los azulejos típicos portugueses representando imágenes de la vida de San Francisco de Asís y Santa Catalina.
  • El Mercado do Balho es otra de las paradas más interesantes que encontraremos paseando por la Rua Santa Catarina de Oporto. Se trata de uno de los rincones más populares de Oporto que nos remonta años atrás en el tiempo, un lugar en el cual se concentra la venta de productos frescos, regalos y flores entre otros muchos artículos, desde hace algo más de un siglo. Hay mucho que ver y descubrir en este lugar de Oporto.
  • Continuamos nuestro camino hasta llegar hasta otro de los lugares más especiales de Oporto, el Palacio de la Bolsa. Declarado Monumento Nacional, actualmente es la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Oporto. A la entrada podremos admirar el Patio de las Naciones antigua sede de la bolsa de valores de Oporto en el que se alza una enorme escultura de vidrio custodiada por los escudos de las 27 naciones que conformaron la Asociación Comercial de Oporto en el siglo XIX. La impresionante escalera de mármol y granito nos hace sentirnos como si estuviéramos en un magnífico palacio adornado con impresionantes esculturas y pinturas de alto valor histórico. No menos destacable es la Sala Árabe, construida bajo la inspiración de la Alhambra de Granada en la que podremos ver diversos elementos arquitectónicos islámicos. Fue en este lugar en el cual se firmo la adhesión de Portugal como miembro de la Unión Europea. El precio de la entrada es de 7,50 euros.
  • Nada mejor que acabar la tarde en el primer día en Oporto que trasladándonos a los Jardines del Palacio de Cristal en Rua de D. Manuel II. Un precioso lugar en el que alejarse del bullicio para disfrutar de lagos, fuentes, bonitos caminos e incluso pavos reales. El pulmón verde de Oporto se fundó en el año 1860 bajo el diseño de un paisajista alemán: Émile David. Actualmente no es posible encontrar ningún palacio de cristal (aunque sí existió antiguamente) pues fue demolido a mediados del siglo XX. En su lugar, se alza el Pabellón Rosa Mota que alberga eventos culturales.

Noche

  • Después de una larga jornada descubriendo la ciudad de Oporto en el primero de los dos días dedicados a este rincón portugués, llega el momento de degustar una deliciosa cena en uno de los mejores restaurantes que podremos ver y disfrutar en la Rua Santa Catarina; se trata del Restaurante Celta Endovélico en el que se ofrecen deliciosos platos portugueses de la gastronomía popular en un ambiente celta en el que tanto la decoración como los trajes y la música nos trasladarán a esta época histórica tan relevante en Portugal. Destacan especialmente la sidra artesanal típica de Oporto y el bacalao Galette.

Segundo día

Mañana

  • En nuestro segundo día en Oporto aprovecharemos para tomar el Funicular dos Guindais, el cual nos llevará hasta la Ribeira en la parte baja del río. El billete sencillo cuesta solo 2 euros y es una bonita forma de ver parte Oporto desde otra perspectiva disfrutando del Puente de Luis I o de la muralla medieval.
  • En el Barrio de la Ribeira, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, podremos ver y disfrutar de la parte más pintoresca y bonita de Oporto con sus calles llenas de color llenando de destellos las aguas del Duero. Dar un paseo por sus callejuelas laberínticas es una auténtica delicia donde se mezclan las peixeiras (vendedoras populares de pescado) con las mejores tiendas de moda internacional.
  • Cruzando el Puente de Luis I llegaremos hasta Vila Nova de Gaia donde haremos una de las visitas imprescindibles en Oporto, las bodegas de vino. Destacan especialmente la bodega de Ferreira, construida sobre un convento.  Es una de las más grandes y de las más bonitas de Oporto y en ella podremos adentrarnos en el mundo de los vinos, sus especialidades y sus aromas. El precio de la visita es de 5 euros. Cabe destacar que en Vila Nova de Gaia se encuentran la mayoría de las bodegas de Oporto, en las que se fabrica su vino más célebre, por lo que es una visita obligada para disfrutar de una de las partes más características de la ciudad.
  • Llega el momento de disfrutar de la excelente gastronomía de Oporto visitando uno de los mejores restaurantes de la ciudad, el Gastronomic Restaurant The Yeatman, galardonado con una Estrella Michelín del chef Ricardo Costa. Cuenta con unas vistas fabulosas desde las que puedes ver la desembocadura del Duero y de Oporto. Los platos son creativos y sorprendentes mezclando la cocina moderna con la más tradicional y típica de la gastronomía portuguesa. Un placer para el paladar.

Tarde

  • Tras la comida aprovecharemos la tarde para seguir descubriendo Oporto, esta vez desde el Barrio de la Ribeira hasta llegar a uno de sus edificios más importantes la Iglesia de San Lorenzo dos Grilos construida entre los siglos XVI y XVIII. Llama la atención de esta iglesia, su aparente sencillez al mostrar paredes poco recargadas en contraste con el resto de edificios. Su interior, podrás ver que es sencillo pero no deja de merecer una visita para poder disfrutar del retablo de estilo neoclásico obra de João Baptista Ribeiro. La visita a la iglesia es gratuita.
  • No podemos finalizar nuestra visita de dos días a Oporto sin disfrutar de un agradable paseo en una de sus famosas barcas conocidas con el nombre de “ravelos” para deleitarnos con la magia del atardecer cayendo sobre la ciudad portuguesa. Desde el puerto de Ribeira podremos contratar una de las excursiones que nos llevarán por todos los puentes de Oporto, y las bodegas entre otros lugares. El precio se sitúa entre los 12 y 15 euros.

Noche

  • Finalizamos nuestra escapada a Oporto de dos días, deleitándonos con una fabulosa cena en el restaurante Ode Porto Wine House, un encantador lugar a orillas del Duero en el que tendremos la seguridad de estar comiendo productos 100% portugueses destacando el pan de Bragança, el orégano del Algarve y también el queso de Alentejo. Y como no los mejores vinos de Oporto como acompañamiento. Imprescindible.


Oporto es una bonita ciudad que resulta muy cómoda de recorrer en solo dos días. Sus bonitas vistas, la perfecta combinación entre lo tradicional y lo moderno y la delicia de sus platos más populares hacen que visitar este carismático rincón portugués sea un auténtico placer. No olvides tu guía y déjate llevar por la belleza de sus bodegas, sus puentes, iglesias y sobretodo por la hospitalidad de su gente. Sin duda se convertirá en uno de tus viajes más inolvidables para la que solo dos días, si bien te permitirán ver y disfrutar de rincones especiales, se quedarán cortos para apreciar todo lo que Oporto tiene que ofrecer.

Sabías qué...

Debemos a la ciudad de Oporto el nombre de su país, Portugal, cuando los romanos bautizaron la ciudad con el nombre de Portus Cale. De este modo el país acabó recibiendo el nombre con el que lo conocemos hoy día.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (866 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…