Los pueblos más bonitos de Europa

Europa, conocida también como el “Viejo Continente”, cuenta con una enorme diversidad de paisajes, climas, culturas y legados de singular belleza y valor. A lo largo y ancho de su geografía, es posible encontrar pueblos que conservan la misma estampa que hace cientos de años en los cuáles han habitado civilizaciones milenarias, pueblos con tradiciones ancestrales, y culturas con cientos de años de historia.

Los pueblos más bonitos de Europa se encuentran ubicados en lugares muy diferentes entre sí, sin embargo su valor cultural, su encanto especial, o su singularidad los convierten en rincones insólitos, sorprendentes y mágicos.

Pueblos románticos

Hallstatt

En los Alpes austriacos se encuentra el pequeño pueblo de Hallstaat, el cual ha sido considerado por la UNESCO como “el pueblo más hermoso a orillas de un lago”. Y es que Hallstatt es la perfección hecha realidad, con su fondo de montañas, su hermoso lago y sus casitas escalonadas, conforman la estampa perfecta para los viajeros más románticos.

Gruyères

Sobre una colina rodeada de verdes pastos se encuentra uno de los pueblos más románticos de Europa. Se trata de Gruyères, un pequeño rincón que alberga en su interior cientos de años de historia, así como un imponente castillo con más de 800 años de antigüedad.

Giethoorn

Conocida como “la Venecia del Norte”, la pequeña localidad holandesa de Giethoorn es un pequeño rincón de casitas situadas en fila al borde de varios canales, a través de los cuáles hasta hace poco tiempo,  las embarcaciones eran el único medio de transporte posible para desplazarse. Sus pequeños puentes y el entorno natural lo convierten en uno de los rincones más románticos de Europa.

Pueblos de cuento

Josselin

Situado en la Bretaña francesa encontramos el pequeño pueblo de Josselin, un lugar de cuento en el cual es posible imaginar una maravillosa historia de príncipes y princesas paseando por sus estrechas calles, sus puentes de piedra, pequeñas casitas de madera y su castillo.

Cesky Krumlov

En la República de Checoslovaquia, justo al sur de la región de Bohemia, se encuentra Cesky Krumlov pequeña localidad  construida sobre una roca que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Situada a orillas del río Moldava, llama la atención por su gran colección de casas de tejado picudo y sus calle sinuosas, que invitan a dejarse llevar por lla magia que desprende cada uno de sus rincones.

Oia

Oia, un pequeño pueblo ubicado en Santorini, en la costa griega, surge como si de un regalo de la naturaleza se tratase. Y es que debe su origen a una explosión volcánica que dio lugar a la caldera volcánica que sirvió como asentamiento. Hoy día, domina altiva el Mar Mediterráneo y sus atardeceres se han convertido en uno de los recuerdos imposibles de borrar de la mente del viajero.

Pueblos medievales

Monterrigioni

Este pequeño pueblo italiano se encuentra ubicado en la Toscana, se encuentra situado en lo alto de una colina desde la cual ejerció en su día funciones de vigilancia. Hoy día aun se conserva su muralla circular y un total de 14 torres de guardia. La increíble conservación de su patrimonio tanto artístico como medieval lo convierten en un pueblo lleno de encanto en el cual el visitante se sentirá inmerso en el ambiente típico de cientos de años atrás.

Castle Combe

En Wiltshire, (Inglaterra) encontramos el pequeño pueblo de Castle Combe, un pequeño rincón caracterizado por su pasado medieval del cual aún conserva un importante legado como la iglesia medieval, su mercado del siglo XIV y sus pequeñas casas típicas de la campiña inglesa.

Beynac-et-Cazenac

Beynac-et-Cazenac se encuentra localizado en la región de Aquitania. Sobre un impresionante acantilado muestra orgulloso su pasado medieval, del cual cabe destacar el imponente castillo que en su día fue sitiado por el mismísimo Ricardo Corazón de Leon. Sus casitas de piedra y teja permanecen intactas formando un conjunto armónico de gran belleza.



Europa alberga en su interior una fascinante mezcla de culturas y un pasado histórico y cultural marcado por todas las civilizaciones que poblaron su territorio. Hoy día es posible encontrar rincones mágicos, románticos, anclados en el tiempo, y rebosantes de historia que sorprenden al viajero. Y es que Europa además de contar con capitales fascinantes, ofrece en los pequeños rincones a veces olvidados en las guías turísticas, la verdadera esencia de sus orígenes y tradiciones.

Sabías qué...

Villa Bourtange, es un curioso pueblo situado en la frontera entre Holanda y Alemania que llama la atención por su perfecta forma de estrella. Este curioso diseño se debe a las fortificaciones que rodearon el pueblo durante la guerra de los Ochenta Años que enfrentó a católicos y protestantes y que aún hoy día se conservan intactas.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (858 votos, promedio: 4,03 de 5)
Cargando…