Vacunas para viajar a Tailandia

Tailandia es uno de los destinos más populares del sudeste asiático al que llegan cada año cientos de miles de turistas atraídos por sus bonitas playas, templos y ciudades exóticas. Una de las ventajas que tiene viajar a este país es que no son necesarias vacunas para entrar en él, solo son necesarias algunas recomendaciones para casos específicos en los que puede producirse el contagio de algunas enfermedades en zonas concretas. 

A continuación te enseñamos cuáles son las recomendaciones a tener en cuenta con respecto a las vacunas para nuestra visita a Tailandia, y en qué casos se deben de administrar.

1

Hepatitis A

Hepatitis A

El virus de la hepatitis A se distingue por ser de una relativa facilidad a la hora de propagarse. Algunas de las formas más frecuentes en las que el virus puede propagarse es a través de alimentos contaminados por fluidos de personas contaminadas o bien por el agua. Es por ello que a la hora de viajar a Tailandia debemos de evitar tomar agua del grifo, así como las bebidas que contengan cubitos de hielo.

La vacuna de la hepatitis A, está recomendada especialmente a aquellas personas que vayan a permanecer en el país por un período superior a 6 meses. Independientemente del período que dure la estancia se recomienda la vacunación a personas con problemas en el hígado y aquellas que trabajan en el sector sanitario.

2

Hepatitis B

Hepatitis B

El virus de la hepatitis B afecta principalmente al hígado y al contraerlo se produce una infección crónica que puede dar lugar a la aparición de otras enfermedades como la cirrosis hepática e incluso el cáncer de hígado. Este virus, al contrario que ocurre en el caso de la hepatitis A, no se contrae a través de alimentos, agua, o heces, pero sí a través de fluidos vaginales y menstruales, la sangre y el semen.

Es por ello que como medida de prevención se recomienda que esta vacuna figure en el calendario de vacunación de los viajeros que vayan al país y que se proceda a su administración en el caso de que no exista ninguna dosis aplicada a lo largo de la vida de la persona.

3

Fiebres tifoideas

Fiebres tifoideas

Las fiebres tifoideas se transmiten a través de la bacteria tifoidea salmonella typhi que puede encontrarse en zonas con cierto déficit higiénico sanitario. La transmisión puede producirse a través de huevos, leche, o alimentos que puedan haber estado en contacto con aguas residuales y fecales incluyendo marisco, verdura o carne. 

Con el fin de evitar el contagio se recomienda tomar ciertas precauciones a la hora de ingerir comida callejera de dudosa procedencia, cubitos de hielo, agua no embotellada e incluso fruta que no haya sido previamente pelada.

La vacuna contra las fiebres tifoideas tiene dos posibles formas de administración:

  • La primera de ellas es una inyección intramuscular que debe de repetirse cada tres años si viajamos o vivimos en países con alto riesgo de contagio. 
  • La segunda forma de administración se realiza a través de tres dosis orales que se debe repetir cada tres años si viajamos o vivimos en lugares de riesgo.
4

Encefalitis japonesa

Encefalitis japonesa

La encefalitis japonesa es una enfermedad transmitida por la picadura de un mosquito que se encarga de infectar con un virus de la familia de los Flaviviridae cuyos síntomas se caracterizan por dolor de cabeza y alteración del comportamiento. El contagio se puede producir especialmente en zonas rurales donde abundan los arrozales y en contacto con animales. Además la época más propicia para contraer la enfermedad se considera que se produce en los meses de mayo a octubre.

Existe una vacuna que se administra en dos dosis con un intervalo de dos semanas. Ofrece protección durante al menos un año aunque no se trata de una vacuna eficaz al 100% por lo que se recomienda tomar una serie de medidas de protección que incluyen llevar ropa de colores claros o usar repelente de mosquitos en aquellas zonas más propensas a sufrir la presencia de los mosquitos transmisores del virus de la enfermedad.

5

Dengue

Dengue

El mosquito Aedes Aegypty es el causante del dengue, una enfermedad que en el año 2005 se convirtió en una epidemia en Tailandia a pesar de que hoy día el contagio es menos probable. El mosquito transmisor de esta enfermedad suele picar a primera hora de la mañana o última hora de la tarde especialmente en aquellas épocas en las que son más frecuentes los huracanes, tormentas tropicales, y en general en épocas en las que hay muchas lluvias.

Hoy día no existe una vacuna contra esta enfermedad, pero sí resulta importante resaltar la baja probabilidad pero real de contagio que detectada a través de síntomas febriles, puede curarse en el plazo de una semana.



Tailandia es un país seguro en cuanto al contagio de enfermedades graves, a pesar de ello conviene seguir cierta precauciones y revisar las vacunas recomendadas para poder viajar sin riesgos.

Sabías qué...

La Organización Mundial de la Salud estima que cada año se producen en Asia al menos 50.000 casos graves de encefalitis japonesa.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (872 votos, promedio: 4,03 de 5)
Cargando…