Dónde ir de vacaciones con niños en verano

Viajar con niños puede ser una experiencia divertida y muy enriquecedora para toda la familia. Dado que se trata de pasar unas vacaciones relajantes, lo más conveniente es elegir destinos con una variada oferta en la que los niños puedan participar. En primer lugar es importante definir el tipo de destino, y a partir de ahí elegir entre aquellos lugares que ofrecen rincones y actividades especialmente pensadas para garantiza su seguridad y sobretodo su diversión.

Playa, montaña o ciudad, son los tres tipos de viajes que de forma general formarán parte de las vacaciones. Dentro de estas tres opciones existen destinos que harán las delicias de los más pequeños, haciendo que sus vacaciones se conviertan en una experiencia inolvidable.

Destinos naturales

Picos de Europa

Los Picos de Europa, son un entorno natural ideal para que los niños inicien desde pequeños su primer contacto con la naturaleza. El parque abarca las provincias de Asturias, Cantabria, León y la Cordillera Cantábrica, aunque la parte que pertenece a Asturias es una de las que cuenta con mayor variedad de rutas para hacer con niños.

Estas rutas llevarán a los niños a disfrutar de lugares fascinantes adentrándose en entornos naturales, desde los cuáles, y con un poco de suerte, podrán incluso disfrutar del acercamiento de animales en libertad.

Una visita a los Lagos de Covadonga o una pequeña excursión en el teleférico de Fuente Dé se convertirán en experiencias que sin duda harán que los niños disfruten de uno de los entornos naturales más extensos y bellos de todo el mundo.

Fiordos Noruegos

Los fiordos noruegos son uno de los entornos naturales que mas asombran a los viajeros y en especial a los niños, quienes disfrutarán de pequeños pueblos con granjas de animales especialmente preparadas para la llegada de visitantes. Además tendrán la oportunidad de dormir en cabañas.

Existen pequeños cruceros para dar paseos a través de algunos de los fiordos más famosos de Noruega y además dependiendo de la época del año podrán disfrutar de diversas actividades como senderismo o rutas en bici en verano, o paseos en trineo durante el invierno.

Destinos de costa

Punta Cana

Las playas del Caribe son uno de los destinos ideales para viajar con niños dada la belleza y tranquilidad de sus playas así como la amplia oferta de actividades que ofrece. Cabe destacar la visita al Manatí Park, un lugar en que los pequeños tendrán la oportunidad de disfrutar de una fantástica experiencia nadando con delfines.

La visita a Isla Saona es una de las excursiones imprescindibles para hacer con niños. El lugar es ideal para disfrutar de sus aguas color turquesa y su arena blanca, allí los niños podrán correr y jugar con plena libertad en uno de los entornos naturales más bonitos de toda la República Dominicana.

Malta

Malta es uno de los lugares del Mediterráneo con mayor variedad de contrastes. Sus bonitas playas se funden con restos arqueológicos considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En el Parque Marítimo del Mediterráneo, los más pequeños podrán fotografiarse con pájaros exóticos, bañarse con delfines y leones marinos, y ver los más asombrosos reptiles. Además podrán visitar “Popeye Village” un parque temático inspirado en el famoso personaje Popeye, bañarse en sus tranquilas playas de arena dorada y disfrutar de excursiones en barco a lugares tan fascinantes como la Laguna Azul de Comino caracterizada por aguas de un color celeste intenso.

Destinos de ciudad

Barcelona

Barcelona es una de las ciudades europeas con mayor variedad de oferta cultura y de ocio pensada especialmente para el disfrute de los más pequeños. Cabe destacar por un lado el parque de atracciones Tibidabo, el cual se encuentra situado en la parte más alta de la ciudad, ofreciendo unas vistas inmejorables, además de ofrecer una enorme variedad de actividades para todas las edades.

El Aquarium, es otra de las visitas obligadas para ir con niños, considerado el centro marino lúdico y educativo más relevante a nivel mundial en lo que se refiere a la temática del Mediterráneo. Cuenta con un túnel submarino, un Oceanario único en toda Europa y nada más y nada menos que 35 acuarios diferentes. Una experiencia fascinante y divertida con la que los niños disfrutarán del ambiente marino desde cerca.

Por otro lado el Park Güell, obra de Gaudí, es un fantástico lugar que parece sacado de un cuento de fantasía. Una paso por el parque es suficiente para dejar volar la imaginación entre caminos serpenteantes y extrañas formas de alegres colores, casas que parecen sacadas de un bosque de hadas, y numerosas sorpresas que harán las delicias de los más pequeños

Copenhague

La ciudad de “La Sirenita”, capital de Dinamarca, es uno de los rincones europeos mejor preparados para viajar con niños. Una de las visitas obligadas es el parque de atracciones Tivoli, uno de los más antiguos de Europa que aún conserva el ambiente de antaño.

El Experimentarium es otra de las visitas que más fascinarán a los pequeños. Se trata de un museo en el cual los niños son los auténticos protagonistas, pudiendo realizar numerosos experimentos de ciencia y tecnología.

Deer Park es uno de esos lugares en los que los niños podrán disfrutar de los animales y la naturaleza con la particularidad de estar junto a una capital. Una mezcla entre bosque y parque en el cual es posible contemplar manadas de ciervos libres, mientras dan un paseo sobre un coche de caballos. Además cuenta con un parque de atracciones en su interior. El plan perfecto para disfrutar en familia.



Viajar con niños es una estupenda terapia tanto para los adultos como para ellos mismos. El hecho de estar en contacto con culturas diferentes, idiomas poco conocidos, nuevos ambientes y experiencias únicas, contribuyen al mejor desarrollo tanto emocional como social de los más pequeños. Por otro lado el cúmulo de nuevas experiencias vividas en cada lugar, se convertirán en un recuerdo único que perdurará en sus mentes durante toda la vida.

Sabías qué...

Si vas a viajar en avión con niños, debes de saber que la presión de estar a demasiada altura puede provocar ciertas molestias en el oído. Para evitarlas, se recomienda dar de beber un vaso de agua en el momento del aterrizaje y del despegue o bien chupar algo, de modo que se aliviará la presión de forma inmediata.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (104 votos, promedio: 4,01 de 5)
Cargando…